1780199 N

Fortuna en el fondo del mar

Entre el inmenso azul del Mar de Cortés, embarcaciones de todo tipo navegan en busca del “oro rosado” y el azul plateado, que distingue al camarón y el atún, pero también de otras valiosas especies que sostienen una importante parte de la economía.

Más de la mitad de la producción pesquera que se genera al año en México proviene de los cuatro estados que rodean el área del Golfo de California, haciendo a la pesca una de las actividades más importantes de la región.

Entre Sonora, Sinaloa y las dos Baja California, se concentra el 60% de las especies para consumo que se sacan del mar, según los datos de la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca).

En términos del valor monetario, esta producción se traduce en el 9% del Producto Interno Bruto del País, de acuerdo al investigador de la Universidad Autónoma de Sinaloa, Gerardo López Cervantes.

“Sumas la participación de las cuatro entidades y nos da como resultado que estamos hablando de una región que significa el 9% del PIB nacional, estamos hablando también de una región que absorbe el 11% del empleo nacional que se genera en el País”, destacó.

De estos cuatro estados, el liderazgo se divide entre Sonora y Sinaloa, pues mientras Sonora está a la cabeza en cuanto a volumen en el País, el valor del producto que saca Sinaloa es el más alto debido al tipo de especies que predominan en cada zona.

“Si nos comparamos con Sinaloa, nosotros (Sonora) le ganamos en volumen, pero con el volumen que ellos aportan nos ganan en el valor de su producción”, señaló la titular del Inapesca Sonora, Alma Rosa García Suárez.

La diferencia, dijo, radica en el hecho de que la entidad es el principal productor de sardina, y aunque se produce también camarón, el mayor volumen lo aporta la sardina, mientras que en el Estado vecino es el camarón y el atún, los cuales se cotizan en el mercado a precios más altos.

DE JORNALERO A ACUICULTOR

Sin tener conocimientos de acuicultura, pero con la oportunidad de tener su propio negocio y mejorar sus ingresos, José María Vera Cortés llegó a principios de los noventa al estero de Kino y le dio un giro a su vida, en un oficio hasta ese entonces para él desconocido: El cultivo de ostión. Zacatecano de nacimiento, pero radicado en Sonora desde 1954, José María trabajó durante muchos años en los campos de la Costa de Hermosillo en diversas labores, que iban desde desyerbar la tierra hasta ser chofer.

“Prácticamente nosotros somos los fundadores en lo que se refiere al cultivo de ostión. El gobernador (Samuel) Ocaña nos aconsejaba que nos viniéramos a cultivar ostiones. Nos vinimos en los noventa, ya en el 93 tuvimos apoyo federal, hicimos una mezcla de recursos con un Banco para poder llevar a cabo nosotros todo”, explicó.

“Del mar nosotros no conocíamos nada”. Con la asesoría de biólogos, José María y otros grupos que se asentaron en el área aprendieron la técnica de reproducción del molusco.

Ahora sólo compran las semillas a los laboratorios y ellos se encargan del resto del proceso, desde la siembra hasta la venta del ostión listo para su consumo.

La contaminación y el cambio climático han provocado que la merma de lo cultivado aumente, aseguró, de un 10% hasta un 60%. “Nosotros sembramos poco, estamos hablando de medio millón (de semillas), se da un 30-40%, digamos el 60% se muere, pero es costeable porque nosotros lo vendemos y lo comercializamos aquí mismo”, dijo José María, quien vende la docena de ostiones a 80 pesos.

ECOTURISMO

De acuerdo a datos de la Sagarpa, Sonora ocupó el sexto lugar en cuanto al valor de la producción pecuaria con 17.78 millones de pesos, en 2016, seguido de Sinaloa, en el duodécimo sitio, con 12.17 millones.

“Estas cuatro entidades te representan el 9.5% del valor de la riqueza pecuaria que se genera en el País, aquí es muy importante resaltar que Sonora es indudablemente uno de los estados que está encabezando la producción pecuaria a nivel nacional después de Jalisco, de Veracruz y de Puebla”, expresó Gerardo López.

Uno de los grandes desafíos para la zona del Mar de Cortés, según la doctora García Juárez, es la pesca furtiva, pues de acuerdo a organizaciones ambientalistas, mencionó, han realizado cálculos de la producción ilegal que arriba al Mar de Cortés, la cual se estima en alrededor del 45% del total.

El biólogo y docente del Instituto Tecnológico de Guaymas, Javier Bermúdez Campoy, resaltó que esta actividad afecta en gran medida las pesquerías porque los que la llevan a cabo no buscan tallas comerciales y eso daña el ecosistema marítimo.

“Todo esto repercute en las pesquerías que están sobreexplotadas y en lo económico porque las tallas que no son legales son capturadas y son vendidas, y repercute en el ciclo reproductor de las especies”.
Fuente: http://www.lacronica.com/EdicionEnLinea/Notas/Noticias/10122017/1286555-Fortuna-en-el-fondo-del-mar.html

Enviar artículo por email Enviar artículo por email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *