OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La maricultura ribereña como política pública pesquera y acuícola.(Conservación y desarrollo a través de la diversificación productiva)

Por Roberto Arosemena Villareal

[La maricultura ribereña debe ser parte fundamental de la política pesquera y acuícola de los países con acceso al mar.]

El escenario es muy parecido en muchas partes del mundo. La población de pescadores en las comunidades costeras crece por motivos naturales y por personas de otras comunidades que ante la falta de oportunidades laborales se integran a la pesca. Al mismo tiempo, las capturas de organismos marinos y los ingresos por pescador van descendiendo progresivamente, ante un esfuerzo pesquero cada vez mayor sobre unmismo recurso natural, de volúmenes estables en el mejor de los casos o que va en declive en muchos otros.

Lo anterior ocasiona que, ante la constante disminución de sus ingresos, el nivel de vida de los pescadores empeora cada vez más, generando una serie de presiones y conflictos sociales y políticos, que no contribuyen a la solución del problema social ni a la conservación del recurso. La única solución real para incrementar el ingreso de las familias pescadoras, es incrementar la producción mediante la diversificación.

La maricultura es una forma de hacerlo; este término significa la cría y cultivo de organismos acuáticos en el mar. La maricultura actual contempla una amplia variedad que especies y sistemas productivos; desde el cultivo de peces marinos en grandes jaulas flotantes, con altos requerimientos económicos para su instalación y operación, hasta sencillos sistemas que consisten en cuerdas para cultivar moluscos y algas.

Los sistemas de maricultura más sencillos pueden ser herramientas muy importantes para diversificar la producción y promover un mayor desarrollo de las comunidades pesqueras ribereñas:

  • Generación denuevos empleos, que en muchas ocasiones pueden ser ocupados por las mujeres de la comunidad. Lo cual permite que los demás miembros de la familia continúen con la pesca tradicional o se dediquen a otras actividades; teniendo como resultado un incremento en el ingreso familiar.
  • Se genera una derrama económicasobre toda la comunidad. Los pobladores no involucrados directamente en la actividad, también se ven beneficiados al incrementarse el gasto en general.
  • Apertura denuevos mercados para nuevas especies de un mayor valor económico.
  • Desde otra perspectiva, la maricultura sustentable es una herramienta de conservación de los recursos acuáticos, al permitir reducir la presión pesquera sobre las poblaciones naturales; ya que los ingresos provienen de la explotación de un mayor número de especies y no se concentra solamente en una o dos.

Ante un entorno de escasez de recursos, la maricultura puede proveer opciones de sistemas de cultivo de baja inversión inicial y bajos costos de operación, ya que los mismos se limitan muchas veces a labores de limpieza y conservación realizados por los mismos integrantes de la comunidad. A continuación menciono algunas opciones de cultivos:

  • Cultivo de moluscos como ostiones, mejillones o almejas. Estos son organismos que filtran su alimento del agua a su alrededor, por lo que no se requiere proporcionar ningún alimento adicional, lo que reduce substancialmente su costo. Los organismos sésiles, como el ostión y el mejillón únicamente requieren un substrato que incluye desde canastas de plástico hasta simples cuerdas. Por su parte, las almejas requieren de fondos arenosos o lodosos en donde puedan enterrarse.
  • Las macroalgasson también un cultivo de baja inversión, ya querequieren de una cuerda que les de sustento, en donde se amarran pequeñas porciones de alga, a partir de las cuales crecerá una planta nueva.
  • Otra opción es el cultivo de pepino de mar. Si bien la producción de los alevines requiere de un paquete tecnológico complicado (lo cual podría ser una función del gobierno), una vez que se obtienensu engorda es relativamente sencilla. Solamente se colocan en un área del mar con las condiciones adecuadas y los pepinos obtendrán su alimento del fondo marino.

Si bien, los procesos productivos de estos cultivos son relativamente sencillos, será difícil que los mismos tengan éxito si su implementación no viene arropada por políticas y programas de apoyo gubernamentales, que permitan darle sustento en forma integral y que resuelvan problemas fuera del alcance de los productores; entre los cuales pueden estar los siguientes:

  • Paquetes tecnológicos con protocolos de producción detallados, que deben incluir la capacitación y acompañamiento tecnológico hasta la consolidación de los proyectos.
  • Programas de apoyo para la inversión inicial.
  • Producción y abasto (oportuno y suficiente) de semillas y alevines de las diversas especies.
  • Asesoría de mercados, esquemas de logística y comercialización, que permita consolidar y comercializar las pequeñas producciones.
  • Instalaciones para procesos previos y adición de valor a las especies que lo requieran.

Si consideramos que a través de la maricultura se puede incrementar el nivel de vida de los pescadores ribereños, contribuir a la conservación de los recursos marinos y seguramente disminuir el costo de algunos programas de apoyo social al incrementarse los ingresos de la población, podremos entender que el costo de desarrollar esta actividad no es realmente significativo comparado con sus beneficios. Dicho lo anterior, la maricultura ribereña debe ser parte fundamental de la política pesquera y acuícola de los países con acceso al mar.

Enviar artículo por email Enviar artículo por email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *