Las dificultades de “domesticar” especies marinas como el pulpo.

Comparte este articulo...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
0Pin on Pinterest
Pinterest
0Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Animales del mar tan apreciados gastronómicamente como el pulpo, la anguila o la sepia son difíciles de reproducir en cautividad

Escrito por: redacción / La vanguardia.com

Tras décadas de fracasos, investigadores del Instituto Español de Oceanografía (IEO) anunciaban hace unas semanas que habían logrado reproducir pulpos en cautividad. El hallazgo, largamente buscado por el sector de la acuicultura, está llamado a satisfacer la creciente demanda de este cefalópodo, cuyo precio se disparóhasta más de 18 euros el kilo a medianos del año pasado.

El pulpo no es el único habitante marino de gran interés comercial y gastronómico que se resiste a ser domesticado. La anguila, la sepia o la cherna son otros buenos ejemplos, según los expertos consultados. “Las especies marinas en general son más difíciles de criar en cautividad que las terrestres, conllevan más complicaciones técnicas”, explica Javier Ojeda, gerente de la Asociación Empresarial de Acuicultura de España (Apromar).

En el caso concreto del pulpo, la dificultad radica en el cultivo de las larvas. “En el medio natural, los pulpos recién nacidos se alimentan de crustáceos del plancton y el alimento artificial empleado hasta la fecha en sus cultivos no es suficientemente adecuado”, explica Roger Villanueva, experto en cefalópodos del Institut de Ciències del Mar (CSIC). “Es decir, no se ha conseguido una alimentación adecuada a nivel industrial ni que resulte viable comercialmente”, concluye el investigador. El Instituto Español de Oceanografía asegura haber ideado nuevas técnicas de cultivo y alimentación consistentes en el crecimiento de las larvas con una metodología más rentables y replicable que las utilizadas hasta el momento.

Otro apreciado cefalópodo que se resiste a la acuicultura es la sepia. “En este caso el problema es que la sepia desova pocos huevos, con lo que se requiere mantener en cultivo muchas madres para poder conseguir un elevado número de recién nacidos y cerrar el ciclo a nivel comercial”, explica Villanueva. Por otro lado, el experto añade que “los recién nacidos también tienen unos requerimientos alimentarios específicos difíciles de cumplir, similares a los del pulpo”.

A pesar del gran interés por su reproducción en cautividad, los humanos tampoco somos capaces de domesticar a la anguila, según Javier Ojeda. El interés por criar esta especie es doble puesto que “las poblaciones de anguila han disminuido considerablemente, llegando a una situación que incluso pone en peligro su supervivencia”, explica el gerente de Apromar. Sin embargo, Ojeda se lamenta que “no se ha avanzado prácticamente nada en este campo”.

Finalmente, el directivo de Apromar explica el caso de la cherna, un pescado parecido al mero. “Al criarlo se muere porque no se ha conseguido una alimentación adecuada, aunque ha habido algunos progresos”, afirma.

Las múltiples investigaciones en curso para domesticar estos animales marinos con interés comercial no quitan “el sinsentido de alimentar peces con piensos elaborados a base de harina de otros peces provenientes de la pesca industrial”, alerta Villanueva. En este sentido, el experto hace un llamamiento a “intentar fabricar y usar piensos elaborados con proteína vegetal”.

Fuente: https://www.lavanguardia.com/natural/actualidad/20190120/454183621955/acuicultura-pulpo-sepia-anguila-investigacion.html

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *