Sistemas multifásicos: modelos de producción que transformarán la industria camaronera. Una entrevista con Sebastián Arias de Vitapro

Impactos: 70

En los últimos años, el cultivo del camarón ha mostrado una gran evolución, siempre orientado a producciones más sostenibles y rentables.

Como parte de esta innovación, se encuentran los sistemas multifásicos, que se basan en trasladar al camarón a través de diversas piscinas en las cuales se desarrollan las diferentes fases, logrando así mayor biomasa en el menor tiempo y costo.

Fuente de información: Nicovita Vitapro.

 

Sebastián Arias, Gerente Técnico de Especialidades de Vitapro para Nicovita

Para conocer un poco más sobre estos modelos de producción, el Gerente Técnico de Especialidades de Vitapro para Nicovita, Sebastián Arias, nos cuenta sobre la importancia de estos sistemas, sus beneficios, influencia en el desarrollo de las producciones en el Ecuador, y cómo Nicovita ha desarrollado una solución integral para atender esta necesidad explica Arias. 

“Son sistemas de producción que buscan maximizar las tasas de crecimiento del animal posterior a su transferencia o a la entrada del sistema de engorde. Se empezó con unas precrías y en el concepto inicial era tener siempre un stock disponible de larva para mantener los ciclos operativos y funcionando, y el menor tiempo posible las piscinas paradas”.

¿Cómo estos sistemas influyen en el óptimo desarrollo de un camarón?

Al sembrar un animal de mayor tamaño en la fase de engorde, lo que vas a conseguir son tasas superiores de crecimiento y, por ende, son menos días de cultivo para conseguir un camarón de la misma talla.

Es positivo en término de costos fijos porque usas menos las piscinas, lo cual es rentable para el productor y eso tiene un impacto en el margen que percibes al final del periodo.

Aspectos a considerar para su implementación

Conocidos también como sistemas de preengorde, han ido evolucionando a los largos de los años y hoy en día son un gran aporte a las tasas de crecimiento que tiene el camarón y por ende brinda ventajas significativas al cultivo. Pero hay ciertos aspectos que el productor deber tener en cuenta antes de implementarlos en su finca.

Lo primero es tener claro el plan de siembras y cosechas porque aquí vas a determinar tu necesidad de larva y vas a poder tener un abastecimiento directo.

Esto te va a garantizar una larva de calidad en los tiempos adecuados y podrás optimizar tu infraestructura, que justamente es el segundo aspecto para tener en consideración.

Es importante saber qué porcentaje y cuántas hectáreas tienes destinado para este propósito. Se recomienda un 10 o 15 % del área total del cultivo, de tal forma que puedas tener una rotación estable y un cultivo lo más saludable posible sin incrementar tus densidades de siembra”.

Además de estos aspectos, Sebastián Arias agrega la importancia de alimentos de alta calidad, enfocados a estos sistemas, ya que son necesarias dietas especializadas que puedan satisfacer las demandas y las necesidades del animal en estos segmentos de cultivo.

Implementar sistemas multifásicos en la camaronera, ¿va a traer necesariamente una mayor eficiencia en la producción?

No necesariamente, hay ciertos indicadores (KPIs) que hay que ir considerando a lo largo de este proceso que va relacionado al costo por millar, se evalúa la tasa de crecimiento y la tasa de sobrevivencia, que son los 3 indicadores (KPIs) principales en esta primera etapa.

Por ejemplo, puede ser que lleguemos con un animal de mayor tamaño, pero si lo hace en condiciones sanitarias no adecuadas, cuando haga el paso a la fase de engorde, el desarrollo de no será bueno en términos de crecimiento y, por lo tanto, lo único que impacte es el costo, pero no estoy viendo reducción en vías de cultivo, dado que la tasa de crecimiento no fue mejor. Entonces es un aspecto que hay que considerar.

Hay casos en lo que tienes una buena sobrevivencia, buen crecimiento, pero resulta que tu costo es muy alto y la tasa de crecimiento que tienes posterior sí es mejor, pero no logra compensar ese costo que vienes acarreando de estas primeras etapas. Son aspectos que hay que considerar, y no te garantiza el éxito si no tienes control de los indicadores (KPIs).

¿Cómo ves el futuro de los sistemas multifásicos?

Veo un futuro importante en los cuales estos sistemas van a seguir creciendo y los productores que aún no están van a incorporarlos en algún momento y vamos a tener que saber medir los indicadores (KPIs) para que tengan un efecto positivo en la rentabilidad y no solamente en los costos.

Tenemos que ir sofisticando el manejo de la infraestructura e incorporar más aún la tecnología.

En Nicovita brindamos acompañamiento en implementación de nuevas tecnologías para lograr mayor eficiencia en la producción de tu finca; y además tenemos un portafolio de soluciones nutricionales que atiende las necesidades en estas primeras etapas de cultivo con un protocolo que se adapta a las diferentes realidades y objetivos de producción de nuestros clientes.

Nicovita y los sistemas multifásicos

En los últimos años, Nicovita una marca de Vitapro, ha brindado grandes aportes en la industria, uno de ellos es la implementación de un portafolio de productos específicos que se adaptan a las realidades ambientales e incorporan nuevas prácticas en esta fase temprana.

“Contamos con expertos para asesorarte con la infraestructura mínima que deberías tener para que la probabilidad de éxito aumente en tu cultivo y, adicionalmente, en el manejo del día a día, en saber la dosis correcta y el producto adecuado”, señala Arias.

Además, Nicovita viene trabajando muy fuerte desde la perspectiva tecnológica. Han realizado procesos de capacitación para productores ecuatorianos fuera del país.

“Realizamos una gira de innovación técnica donde llevamos clientes a México para que conozcan de primera mano cómo se hacen transferencias de una forma mecánica a través de tecnologías simples de utilizar, pero que en el ámbito ecuatoriano no se conocían”, agrega Sebastián.

Cuéntanos sobre la solución integral que ha desarrollado Nicovita para atender esta necesidad

Hemos implementado el Sistema Nicovita Preengorde, que cuenta con dietas especializadas para asegurar la máxima sobrevivencia en precrías, y el máximo crecimiento compensatorio en post transferencias, garantizando así el óptimo costo por millar y la mejor costo eficiencia para todos los escenarios de cultivo en 30 días.

Por ejemplo, contamos con la estrategia Nicovita Katal Precría 0.8 y Nicovita Post transferencia 1.2 para postlarvas desde PL20 hasta 1gr, el cual se indica para producciones de altas densidades, que en precrías tiene un pack funcional que fortalece el sistema inmune del camarón frente a etapas de estrés en transferencias y un mix antibacteriano de aceites esenciales y ácidos orgánicos para lograr mayor sobrevivencia, y en post transferencia logra un crecimiento acelerado.

Además, cuenta con un efecto biorremediador que contribuye al buen mantenimiento de la calidad de agua y suelos.

Asimismo, tenemos el Nicovita Classic Precría 0.8 y Post transferencia 1.2 para postlarvas desde PL20 hasta 1gr, el cual se indica para producciones que tienen bajas densidades de siembra.

Entre sus beneficios está una mayor palatabilidad, atractabilidad y digestibilidad, y así aumentar el crecimiento y lograr el factor de conversión de alimento esperado.

Más información disponible en este enlace

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat