Producción de juveniles de Litopenaeus vannamei en un sistema de recirculación cerrado de agua dulce

Varios estudios han reportado los beneficios del uso de ácidos orgánicos, aceites esenciales e inmunomoduladores para mejorar el crecimiento, la eficiencia alimenticia y el estado de salud de los camarones.

Por: William Montero, Raúl Moyano, Rosa Léon, Arturo Moreno, Fausto Pazos, David Riega, Maximo Quispe, Marita Monserrate y César Molina-Poveda. Skretting Ecuador *

Estos productos pueden ser de mayor relevancia en sistemas de cultivo intensivo y más aún en condiciones de cero salinidad donde el camarón tiene un desafío adicional para mantener la capacidad osmoregulatoria.

El objetivo de este estudio fue evaluar en cultivo de agua dulce a alta densidad, el efecto de incluir aditivos antimicrobianos en alimentos balanceados iónicamente sobre el rendimiento de juveniles Litopenaeus vannamei.

Con más de 678,000 TM de camarón exportado en 2020, Ecuador está a punto de convertirse en el mayor exportador mundial de camarón de cultivo.

Con ingresos anuales de UD$ 3’611,871 el camarón también ocupa el primer lugar entre las exportaciones no petroleras.

Los cultivos tierra adentro son una práctica creciente en diferentes países como Ecuador, Tailandia y China.

Como resultado, se han utilizado una gran cantidad de estrategias en función de la ubicación geográfica, el clima, la disponibilidad de agua, etc. (Boyd y Trucker, 2014).

En Ecuador, el cultivo de camarón a bajas salinidades se ha expandido considerablemente y con ello la necesidad de poner en práctica estrategias que permitan a los organismos disponer de los iones para su normal desarrollo.

Los métodos tradicionales de cultivo de camarón han dado paso a sistemas extensivos e intensivos, categorizados según la densidad de la población y el uso de insumos.

Debido a la gran capacidad para mantener la regulación osmótica e iónica en varios ambientes salinos, L. vannamei puede habitar agua con salinidades que van desde 0.5 a 60 ppt (Bray et al. 1994; Saoud et al., 2003; Nunes y Lopez 2001).

No obstante, es bien aceptado que L. vannamei puede crecer también en condiciones de agua dulce.

“Hay varias granjas, cubriendo un área de aproximadamente 20,000 ha en la provincia del Guayas, donde las salinidades varian de 0 a 16 ppt.”

Camaronicultura en agua dulce

El cultivo a baja salinidad y agua dulce conlleva una serie de desafíos como el manejo del medio, debido a las deficiencias de ciertos minerales especialmente potasio K + y magnesio Mg+2 (Boyd 2002).

Ambos K + y Mg +2 son cationes esenciales para el normal crecimiento, supervivencia y osmoregulacion de los crustáceos (Mantel y Farmer, 1983; Pequeux, 1995).

El magnesio también juega un papel en el metabolismo normal de lípidos, proteínas y carbohidratos y actúa como cofactor en un gran número de reacciones enzimáticas y metabólicas (Davis and Lawrence, 1997).

En tanto que el potasio también es importante por la activación de la Na + – K + -ATPasa (Mantel y Farmer, 1983), el cual es un componente clave en la regulación del volumen intracelular.

Se ha demostrado que la falta de una mezcla necesaria de iones esenciales, incluidos K + y Mg +2 limita el crecimiento y la supervivencia de las postlarvas de camarones en la aclimatación (Saoud et al. 2003) así como durante el engorde (Davis et al. 2005).”

Tales imbalances iónicos en el medio externo puede conducir a deficiencia iónica en el camarón, lo cual podría ser una de las razones para el síndrome del músculo acalambrado (Johnson 1995) y mortalidad asociada a la muda (Gong et al. 2004).

En general, los productores han empleado dos estrategias para mejorar el crecimiento y la supervivencia de L. vannamei criado en aguas desbalanceadas iónicamente especialmente K + y Mg +2 .

Estas estrategias incluyen enfoques de suplementación de las sales de estos minerales al agua para hacerlo más aceptable para la producción de camarones (McGraw y Scarpa 2003; Roy et al. 2007a) y de adición de minerales a las dietas ofrecidas a los camarones para mejorar la capacidad osmorreguladora.

La suplementación dietética puede ser más eficiente y económica que la adición de los minerales al agua.

Todo esto ha generado que los cultivos se desarrollen a una mayor densidad que los tradicionalmente producidos en Ecuador en agua salada y en algunos casos bajo recirculación lo que ha llevado a la necesidad de diseñar alimentos que cubran las necesidades del camarón para estas condiciones de agua dulce o iónicamente imbalanceadas con densidades de siembra mayores a 30/m 2 .

“Varios estudios han reportado los beneficios del uso de ácidos orgánicos, aceites esenciales e inmunomoduladores para mejorar el crecimiento, la eficiencia alimenticia y el estado de salud de los camarones, que puede ser de mayor relevancia en sistemas de cultivo intensivo y más aún en condiciones de cero salinidad donde el camarón tiene un desafío adicional para mantener la capacidad osmoregulatoria”.

El objetivo de este estudio fue evaluar en cultivo de agua dulce a alta densidad, el efecto de incluir aditivos antimicrobianos en alimentos balanceados iónicamente sobre el rendimiento de juveniles Litopenaeus vannamei.

Diseño del estudio Descripción del sitio

El estudio se realizó en la Estación de Validación Skretting (SVS) para agua dulce, ubicada en la finca camaronera Seagate, en el sector cercano a Yaguachi, provincia de Guayas, Ecuador.

La fase de pre cría/vivero se realizó en estanques de 1.5-1.8 ha, donde se sembraron 7 millones de camarones. El muestreo de peso para determinar la tasa de crecimiento fue realizado cada 48 horas mientras que el muestreo poblacional fue de revisión constante (similar a raceways), en busca de evidencias de signos pre-evento, baja alimentación, entre otros.

En la fase de engorde, los estanques con las dimensiones indicadas en la tabla 2 tenían una profundidad de 150 cm. Para este ciclo de producción, el agua se bombeó desde un recirculador a un canal de depósito y luego se pasó a través de un regulador ajustable hasta el estanque.

La densidad de siembra fue de alrededor de 630,000 camarones/ha para cada uno cuatro de los estanques (E1 a E4).

Para soportar la demanda de oxígeno debido a la mayor biomasa se utilizaron aireadores de ocho paletas de 3 HP (Diva®) a razón de 12 HP/ ha en los estanques E1 – E4.

En la fase de pre cría/vivero los aireadores se encendieron alrededor de 13 horas al día, desde las 18h00 hasta las 07h00 del día siguiente mientras que en la fase de engorde según el nivel de oxígeno presente en el estanque los aireadores se encendieron inicialmente de 18h00 a 07h00 del día siguiente y finalmente de 16h00 a 10h00 del día siguiente.

Régimen de alimentación

Para contrarrestar las bajas proporciones de Na + : K + y Mg +2 : Ca +2 en el agua, la suplementación de las sales de estos iones se realizó al inicio en la fase de pre cría que se complementó con la adición de estos minerales a todos los alimentos suministrados en esta evaluación; permitiendo así que los camarones continuamente absorban estos iones en el tracto digestivo contribuyendo al balance iónico a nivel fisiológico. 

A fin de demostrar la factibilidad técnica y económica, se llevó a cabo una producción a alta densidad, en un sistema de recirculación cerrado de agua dulce.

“La viabilidad del cultivo intensivo (63 camarones/m 2 ) de Litopenaeus vannamei en un ambiente de cero salinidad, se investigó comparando dos programas de alimentación”.

Cuatro estanques fueron utilizados en esta prueba, E1 y E3 se suministraron los alimentos LOR desde 0.5 hasta los 5g y OPT desde 5g hasta cosecha mientras que en los estanques E2 y E4 se les asignó el alimento LOR desde 0.5 hasta la cosecha.

Todos los alimentos suministrados fueron formulados para baja salinidad con la misma composición nutricional con la diferencia que el alimento LOR contenía una combinación de aditivos funcionales con propiedades antibacteriales.

En este ciclo, mediante un modelo basado en algoritmos, se calculó diariamente la cantidad de alimento a suministrar a los estanques en función de las condiciones ambientales del día (oxígeno, temperatura, salinidad, pH) hasta que los camarones alcanzaran los 5 g.

Mediante un modelo basado en algoritmos se calculó diariamente la cantidad de alimento a suministrar a los estanques en función de las condiciones ambientales del día (oxígeno, temperatura, salinidad, pH) hasta que los camarones alcanzaran los 5 g.

“La alimentación fue manual hasta los 2g, para pasar a ser suministrada mediante alimentadores automáticos (Eruvaka TM) temporizados hasta los 5g, a partir de ese peso los alimentadores pasaron a modo sónico donde la cantidad de alimento liberada desde la tolva dependía de la intensidad del sonido de masticación del camarón capturado por el hidrófono”.

Dependiendo del estanque, se colocaron diferentes cantidades de alimentadores automáticos en cada estanque (Tabla 2). 

Así como se cambió de forma de alimentar, también se modificó el tamaño del alimento para camarones que estaban en el rango de peso de 0.5 – 2g; 2.1 – 5g y de 5.1g a cosecha a los que se les suministró alimento extruido con los siguientes diámetros 1.2mm, 1.6mm y 1.9mm, respectivamente.

Resultados

El oxígeno y la temperatura se midieron con un oxímetro YSI® Pro 20, dos veces al día y también se hizo un registro continuo mediante el uso de sensores remotos.

Para efectos de esta publicación se presenta los promedios de las 05h00 y 17h00 como se muestra en la tabla 1.

Este ciclo de producción se llevó a cabo entre octubre de 2020 y febrero de 2021.

Dependiendo de la fecha de siembra de los estanques, el ciclo de producción estuvo entre 127 y 130 días.

Aunque no se encontraron diferencias estadísticas (p>0.05), en todos los parámetros zootécnicos medidos como peso final, tasa de crecimiento, supervivencia, factor de conversión alimenticia (FCA) y producción, se observó una ligera diferencia entre los tratamientos dietéticos.

Al final del ciclo de producción, los resultados de la alimentación muestran un aumento promedio de alrededor del 8% y 10% en la supervivencia y el rendimiento, respectivamente, en los estanques alimentados con LOR (Tabla 2).

Además, una reducción de alrededor del 8% en FCA en comparación con OPT.

En cuanto a la demanda de alimento calculada como porcentaje de biomasa cosechada, se observó un consumo levemente mayor para el grupo de camarones abastecidos con alimento OPT, aunque esto podría ser consecuencia de la pérdida de población. Independientemente del alimento evaluado, los estanques E3 y E4 presentaron una mayor producción y rendimiento en comparación con sus respectivos estanques réplica (E1 y E2); lo que podría deberse principalmente a que contaban con un alimentador automático más (Tabla 2).

Aunque no se descarta que habiendo cosechado 1-2 días antes los estanques E3 y E4, pudieron haber perdido menos población en un momento en que el oxígeno se vuelve más crítico porque está en el límite de la capacidad de carga de los estanques.

El peso determinado en cada cosecha parcial, así como en la cosecha final, no fue diferente entre ambos alimentos como se muestra en la figura 1.

El suministro de cualquiera de los dos alimentos OPT o LOR produjo una tasa de crecimiento similar (g/semana), cuyo incremento ocurrió a medida que los camarones aumentaron de peso, siendo una tasa de 1,8g/semana hasta 18g y 2g/ semana, en camarones de 30g en adelante (Fig. 2).

El análisis económico mostró que el costo total de producción en este ciclo con LOR fue de aproximadamente $1.500/ha más que los alimentados con OPT; por lo que el punto de equilibrio para evitar perder dinero es más alto de alcanzar en comparación con LOR.

Bajo este escenario se encontró un mayor retorno en aproximadamente $72/ ha-día para LOR versus $65/ha-día para OPT (Tabla 3). El margen de ventas también favoreció al alimento LOR.

Análisis y conclusión

“Los datos generados en esta validación muestran que la inclusión de aditivos funcionales con propiedades antibacteriales en el alimento LOR mejora el rendimiento del camarón, logrando un mayor beneficio económico”.

Los hallazgos reportados muestran que la determinación de la cantidad diaria de alimento desde que se sembró hasta los 5 g, usando modelos de algoritmos y en adelante la alimentación con el alimentador acústico fueron adecuados para sostener el crecimiento del camarón.

Esta estrategia de alimentación, junto con el monitoreo continuo de parámetros ambientales como el oxígeno y con una adecuada práctica de manejo, pueden superar las utilidades obtenidas con una forma tradicional de producción de camarón bajo alta densidad de población en agua dulce.

Un programa de alimentación que involucre el alimento LOR junto con adecuado manejo tiene mucho potencial para definir nuevas estrategias de alimentación; lo que significaría un ahorro sustentable que, a su vez, permitiría maximizar los resultados productivos a un costo mínimo, en tiempos que es necesario reducir los costos de la libra de camarón producido.

“Los resultados también demuestran que el uso de alimentos fabricados con K + y Mg +2 puede sostener producciones en sistemas de re-circulación de agua dulce que minimizan las variaciones en calidad de agua, reduce la contaminación del agua, al tiempo que disminuye la degradación ambiental”.

El grado de control que se tiene de las operaciones en una finca camaronera es consistente con la reducción de costos, por lo que la inversión en tecnología y mejoramiento nutricional son clave para enfrentar los escenarios desafiantes.

*Más información: https://www.skretting.com/es-EC/ Referencias utilizadas por los autores en el artículo disponibles bajo previa solicitud a nuestro equipo editorial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 ideas sobre “Producción de juveniles de Litopenaeus vannamei en un sistema de recirculación cerrado de agua dulce”

Abrir chat