Cómo el reciclaje de subproductos cárnicos apoya a la sostenibilidad y ayuda a la capacidad del ganado de aportar algo más que alimentos

Impactos: 6

North American Renderers Association (NARA)  

Por: Anna D. Wilkinson and David L. Meeker *

Los beneficios de la sostenibilidad del reciclaje de subproductos cárnicos pueden rastrearse con precisión y se valoran más a medida que nuestro medio ambiente se enfrenta a las amenazas del cambio climático.

Muchos consumidores de carne en Norteamérica consideran que aproximadamente el 50% de un animal de carne es “no comestible”, lo que deja una gran cantidad de material sobrante. El reciclaje de subproductos cárnicos recupera estos alimentos (proteínas, huesos, grasa,  etc.),  que  de  otro  modo se desperdiciarían, así  como  el aceite de cocina  usado  (UCO)  de los restaurantes,  y  los  transforma en  ingredientes  para   innumerables  productos  nuevos,  reciclando la mayor parte de esta carne no deseada  procedente   del   sacrificio y el procesamiento en cosas como ingredientes para alimentos balanceados, seguros y nutritivos para mascotas, productos de belleza, domésticos e industriales, biocombustibles y muchos  más  bienes útiles y comunes.

Como resultado, grandes volúmenes de restos  de  carne  y  UCO se mantienen fuera de los vertederos, lo que resulta en una reducción neta de las emisiones de carbono, una reducción sustancial de los GEI, la reducción de los residuos de alimentos  y  el  ahorro de espacio en los vertederos.

Seguridad y reglamentación

Los suministradores disponen de sistemas de control de calidad y seguridad con programas voluntarios, como el Código de Prácticas de la Industria del Reciclaje, diseñados para prever los peligros que podrían producirse y prevenirlos. Estos sistemas de control garantizan que las temperaturas de cocción sean lo suficientemente altas como para matar las bacterias y controlar la contaminación microbiana patógena.

Otros programas se ocupan también de la limpieza de las instalaciones y del transporte, así  como de otras medidas de bioseguridad, como el control del tráfico. Se utilizan estrictos protocolos de pruebas para verificar que los procesos de extracción de grasas se  gestionan y operan con precisión.

La intención es transformar el sistema de seguridad alimentaria del país, cambiando el enfoque de la respuesta a las enfermedades transmitidas por los alimentos, por el de su prevención.

Las buenas prácticas de fabricación actuales son necesarias en todas las plantas para la formación, el saneamiento, las operaciones, los equipos y otras áreas para garantizar una producción segura. Las plantas de reciclaje de subproductos de origen animal se encuentran entre los  productores de ingredientes alimentarios más inspeccionados del mundo, y la industria del reciclaje de subproductos de origen  animal  cumple en gran medida con la normativa de la Ley de Modernización de la Seguridad Alimentaria (FSMA).

Más que solo alimentos, el reciclaje de subproductos cárnicos está presente cada día

Los recicladores suelen hablar de los “4 grandes” mercados de productos reciclados: alimentos para animales, combustible, productos oleoquímicos y fertilizantes. Sin embargo, otros productos  extraídos que no se mencionan tan a menudo son el gel de los huesos, utilizado  para  crear  cápsulas  de gel para vitaminas, suplementos y medicamentos, cosméticos e incluso neumáticos.

Las grasas extraídas tienen muchos usos industriales adicionales, de los cuales más del 70% requieren procesos como el refinado, la filtración, el blanqueo, la hidrogenación, la transesterificación y el secado antes de que puedan convertirse en nuevos productos.

El combustible biodiésel es una importante subcategoría que es posible gracias a la utilización de materiales extraídos de la  grasa  y las proteínas. Un porcentaje considerable del biodiésel y el diésel renovable de Estados Unidos se fabrica a partir de aceite de cocina reciclado, también conocido como UCO, como el que se utiliza en las freidoras y una gran cantidad también procede de grasas animales.

Debido a  su  composición  química, las grasas liberan cantidades concentradas de energía cuando se queman que pueden utilizarse como biocombustible. Materiales como los órganos, el pelo, las pezuñas y la sangre también contribuyen a otros productos, además de los alimentos.

Una contribución sostenible

Los beneficios de la sostenibilidad del reciclaje de subproductos animales pueden rastrearse con precisión y se valoran más a  medida que nuestro medio ambiente se enfrenta a las amenazas del  cambio climático y la reducción del espacio en los vertederos.

Además, los consumidores parecen ser cada vez más conscientes de sus prácticas de sostenibilidad a la hora de realizar sus compras, gracias  a  que la información y la educación sobre sostenibilidad están ampliamente disponibles en las  plataformas  de los medios de comunicación.

Reducción de los residuos alimentarios

Evitar el desperdicio de alimentos es un primer paso importante para ahorrar espacio en los vertederos, y es anterior al reciclaje.

Aunque todos los animales destinados a la alimentación del ganado generan subproductos a medida que se transforman para la dieta humana, los residuos alimentarios reducidos de los restaurantes y las personas pueden eliminarse antes de que se conviertan en un problema, siguiendo los niveles de la jerarquía, empezando por la “reducción desde la fuente”.

Las sobras de las tiendas de comestibles  también contribuirían al desperdicio de alimentos, pero como los recicladores recogen esas sobras de carne de carnicerías, tiendas  de  comestibles  y  pequeños mataderos, los residuos de las tiendas de comestibles tienen una huella mucho menor. Las empresas de reciclaje también reciclan miles de millones de kilos de UCO de los restaurantes que se utilizan para cocinar alimentos fritos, como las patatas fritas, y transforman ese aceite y esa grasa  en  biodiésel, diésel  renovable  e   ingredientes para la  alimentación  de  mascotas y animales.

Recuperación de agua

El proceso de extracción de grasas evapora la humedad de  las  materias primas y procesa todas  las aguas de escorrentía y de lavado mediante un tratamiento del  agua que cumple las normas reglamentarias. Anualmente, se recuperan 3,700 millones de galones de agua durante  el  proceso  de  reciclaje  y se devuelven de forma natural al medio ambiente a través de la evaporación, o como agua limpia a los arroyos y ríos.

Además, la  recogida  por  parte de los recicladores de la grasa y el aceite de cocina usados en los restaurantes, evita  que  se  obstruyan los sistemas municipales de alcantarillado y aguas residuales.

Comida para mascotas sostenible

La industria del reciclaje de subproductos animales añade valor a las partes de los animales que normalmente no se utilizan para el consumo humano mediante el procesamiento de este material, para obtener ingredientes de alimentos para mascotas. Estos productos finales extraídos proporcionan grasas, proteínas, vitaminas y minerales esenciales para mejorar la salud y la nutrición de las  mascotas.  El uso de productos extraídos en la alimentación de mascotas también reduce significativamente la huella de carbono de los alimentos que damos a nuestros perros, gatos y otras mascotas, al reutilizar subproductos que de otro modo se desperdiciarían.

Apoyo a los tres pilares de la sostenibilidad

Pilar 1 – Medio ambiente

Al recuperar  los  restos  de  carne que de otro modo  se  desecharían, los recicladores  reducen  la  huella de la producción de alimentos, ahorran espacio  en  los  vertederos y ayudan a minimizar el impacto medioambiental de la agricultura animal, como el cambio  climático. El reciclaje recupera y protege la valiosa agua, que de otro modo se desperdiciaría o contaminaría.

Los recicladores alimentan y cultivan  la   siguiente   generación de alimentos  al “reciclar” la  carne no deseada para convertirla en alimento para animales y en fertilizante, y reducen los residuos mediante el reciclaje de  las  sobras de las tiendas de comestibles y de los residuos orgánicos.

Una  planta  media   de   reciclaje de residuos de cocina captura cinco veces más emisiones de GEI del medio ambiente  de  las  que emite y el reciclaje de residuos de cocina también evita al menos el 90% de  las  emisiones  potenciales de GEI en comparación con el compostaje industrial.

Pilar 2 – Impacto Social

Al recuperar y convertir los restos de animales y los UCO en nuevos productos, el reciclaje ayuda a los clientes y a  los  consumidores  a ser más sostenibles, a la vez que proporciona miles de puestos de trabajo estables y a tiempo completo que apoyan a las familias y a las comunidades locales de costa a costa en Estados Unidos y Canadá, muchos de ellos en zonas rurales.

Los trabajadores del reciclaje están altamente cualificados y reciben una remuneración competitiva, y los recicladores contribuyen a sus comunidades y organizaciones locales. Los recicladores y los propietarios de las plantas también invierten considerablemente en mejoras además de apoyar a sus comunidades locales tanto financiera como socialmente.

Pilar 3 – Impacto Económico

La industria del reciclaje de subproductos de origen animal es sostenible y financieramente  estable, con  una  contribución   económica de 10,000 millones de dólares anuales. Una planta media de reciclaje de residuos animales proporciona casi 100 puestos de trabajo estables que ofrecen salarios y beneficios competitivos.

Nuevos datos

Las plantas de procesamiento de carne de vacuno, cerdo, pavo y pollos de engorde producen anualmente unos 15.7 millones de toneladas de productos de  extracción de grasas. Se trata de un 57% de harinas proteicas, un 40% de grasas y un 3% de harinas de plasma. En  2018,  se  evitó  (no  se  plantó) el equivalente a 11.1 millones de acres de soya (equivalente en proteínas) y 2.6 millones de acres de maíz (equivalente en energía).

Los productos reciclados tienen un impacto medioambiental sustancialmente positivo, ya que  evitan  que  esos  ingredientes  acaben en  los   vertederos al redirigirlos a mercados más valorados y sostenibles, como  el  de  los  piensos, los combustibles y  los  fertilizantes.

Un beneficio adicional de la sostenibilidad del reciclaje es la recuperación y la devolución  de agua  limpia  al  medio  ambiente. Los 3,700 millones de galones de agua procedentes de los productos extraídos se liberan en forma de vapor de agua (evaporación) o a través del vertido de aguas residuales tratadas.

Los recicladores son empleadores importantes que ofrecen beneficios competitivos a sus empleados, como tiempo libre  remunerado, cotizaciones, primas de seguro médico pagadas, seguro de  invalidez y ayuda para la formación de habilidades y certificados relacionados con el trabajo. Sumado a esto, además de reciclar  materiales  que, de otro modo, acabarían en los vertederos, los recicladores invierten millones  de  dólares  en   esfuerzos de mejora medioambiental.

Mirando hacia el futuro

En miras a una expansión para adaptarse al crecimiento  previsto de la producción de carne y de los servicios que necesita la creciente población de Estados Unidos y Canadá, la industria  del  reciclaje de subproductos de origen animal tiene que tener en cuenta la actual utilización de grandes  cantidades de energía durante el proceso de extracción de grasas, en el proceso de cocción, y por la flota de camiones necesarios para transportar la materia prima y el material terminado a la planta o a los clientes.

Sumado a esto, la industria del reciclaje de subproductos de origen animal sigue educando al público sobre los numerosos  beneficios de la sostenibilidad que supone el reciclaje de los materiales para convertirlos en nuevos productos.

Las tendencias siguen evolucionando también en el sector de los alimentos para mascotas, la última de las cuales está relacionada con el uso de  subproductos  animales en los alimentos para  perros  y gatos que no se extraen, sino que se compran crudos o congelados y luego se extruyen como alimento completo para mascotas.

La industria del reciclaje debe seguir investigando nuevos  métodos y procesos para satisfacer las necesidades de los clientes en evolución.

*Esta es una versión divulgativa del artículo original titulado “How agricultural rendering supports sustainability and assists livestock’s ability to contribute more than just food”, autoría de Anna D. Wilkinson and David L. Meeker de la North American Renderers Association (NARA). La versión original se puede consultar en línea a través de este enlace: doi: 10.1093/af/vfab002

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat