Cambio Climático y efectos en el almacenamiento: infestación y proliferación de plagas

Parte No. 1

Por: Lilia Marín Martínez*

Los almacenes son ecosistemas artificiales pobres y relativamente aislados del exterior, donde se presentan una serie de especies, tanto artrópodos como roedores o aves, que pueden destruir, dañar o devaluar entre un 10% y un 30% de los productos almacenados, según la FAO.

El cambio climático es una grave amenaza para la seguridad alimentaria, el desarrollo sostenible y el almacenamiento de los alimentos balanceados. En la actualidad, es un hecho comprobado que la temperatura de la tierra ha aumentado a un ritmo cada vez mayor y si se continúa con esta escalada, el promedio térmico de la atmósfera terrestre aumentará en 0.3°C por década.

Los almacenes son ecosistemas artificiales pobres y relativamente aislados del exterior, donde se presentan una serie de especies, tanto artrópodos como roedores o aves, que pueden destruir, dañar o devaluar entre un 10% y un 30% de los productos almacenados, según la FAO.

Estas variaciones dependen de multitud de factores, tales como: tipo de almacén, zona en que se encuentra (condiciones climáticas), tipo de material almacenado, manejo del mismo, técnicas de control empleadas, etcétera.

La temperatura (medio ambiente) es el factor principal para el desarrollo de plagas y, en general, a mayor temperatura se dan desarrollos más rápidos de estas especies, aunque para cada una existe una temperatura mínima y una máxima por debajo o por encima de las cuales no puede completar su crecimiento, y una temperatura óptima, en la que se da el número máximo de descendientes.

Ciclos evolutivos

Los artrópodos (gorgojos, larva, palomilla, alacranes, etc.) que encontramos en los almacenes tienen unos ciclos evolutivos de duración muy variable, dependiendo de las condiciones del almacén y del tipo de producto almacenado, por lo que el número de generaciones anuales puede oscilar notablemente para una misma especie, aunque suele ser elevado.

Las especies presentes en los almacenes generan dos tipos de daños: los directos por el consumo del producto, y los indirectos, debido a los destrozos por la presencia de excrementos y exuvios, así como a las alteraciones organolépticas del alimento.

La humedad atmosférica tiene un papel más directo (que la humedad del producto) en la evolución del insecto, que es también más rápida al ir aumentando esta, existiendo también un mínimo por debajo del cual no se desarrollan, que suele ser del 50% al 60% para los insectos, necesitando los ácaros humedades mayores.

Tipo de producto

Influye notablemente en el desarrollo de las especies, pudiendo oscilar de manera considerable en función de la composición química del producto (tipo de alimento), de su contenido en agua y de su compacidad. Hay un umbral mínimo de humedad en el alimento para cada especie, por debajo del cual no se desarrolla (suele ser del 13%), y un contenido óptimo con el que su desarrollo es más corto, siendo este valor variable con las especies.

Tropismos

Otra característica común a la mayoría de las especies de almacén es la existencia de un fototropismo negativo que provoca su evasión de la luz y se refugien en el interior del producto atacado, que aparentemente está sano, y un quimiotropismo positivo que las ayuda a encontrar el alimento. Así, la Necrobia rufipes es atraída por los ácidos grasos producidos al enranciarse las harinas de especie animal, que son su lugar predilecto de desarrollo.

Tipos de daños que provocan

Las especies presentes en los almacenes generan dos tipos de daños: los directos por el consumo del producto, y los indirectos, debido a los destrozos por la presencia de excrementos y exuvios (cutícula o cubierta exterior exoesqueleto, abandonada por los artrópodos tras la muda), así como a las alteraciones organolépticas del alimento.

Artículo patrocinado por Protmagro.

Más información en: https://www.protmagro.com

*Estudió Ingeniería Química en la Universidad de Guadalajara, con especialidad en Nutrición, Producción de Alimentos para Mascotas y Acuicultura por T&M. Ha sido Jefe de Control de Calidad y Producción en Aceiteras y en Empresas de Alimentos Balanceados. Es Consultora Internacional y Nacional en Empresas de Productos Marinos, Aceites y Harinas de Pescado, Plantas de Rendimiento de subproductos de origen animal, entre otros. CEO de Proteínas Marinas y Agropecuarias S.A. de C.V. (PROTMAGRO) y de Marín Consultores Analíticos.

Impactos: 33

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat