Los ostioneros chilenos crean el Consejo para la Gestión Sustentable de la Acuicultura de Tongoy

Hace pocos días quedó conformado el Comité para la Gestión Sustentable y Adaptación al Cambio Climático de la Acuicultura de Tongoy, en la Región chilena de Coquimbo, con Ivonne Etchepare, de Cultivos Ostimar, como presidenta. El Comité ha sido creado con el objetivo de coordinar acciones de prevención y con respaldo científico destinadas a proteger la actividad de los productores acuícolas de la bahía, principal centro de producción del ostión chileno.

El consejo fue constituido por representantes de las distintas esferas involucradas en la actividad acuícola de Tongoy. Como vicepresidente fue elegido Juan Torrejón, miembro de la Cooperativa M-31, mientras que en el cargo de secretario técnico fue designado Guillermo Molina, del programa Transforma MásMar.

Etchepare, gerente de Cultivo de Ostimar, indicó que “este cargo es un tremendo desafío, porque me permite traer nuevos bríos a la actividad que ha permanecido con una representatividad local y nacional un poco apagada en los últimos años. Hacía falta una instancia que aglutinara a los ostioneros y que fuera capaz tanto de posicionar sus intereses como de velar por la defensa de estos. En especial en virtud de los cambios que están ocurriendo en materia medioambiental”.

“Este comité tiene un valor muy importante, porque ha dado el espacio para algo que no había ocurrido antes, que es juntar en una misma mesa a los grandes productores con las empresas que producen a menos escala. Los efectos del cambio climático irán apareciendo con el tiempo, pero con esta asociatividad tenemos el respaldo científico para proteger nuestra actividad”, expresó Torrejón, presidente de la Cooperativa M-31.

El resto de los representantes que conformaron la mesa directiva del Comité son Sandra Ogalde, de Nanaku Cultivos; Priscilla Haro, de la Asociación Gremial de Pescadores y Buzos Artesanales y afines de Tongoy; y Claudio Vásquez, del Centro de Estudios Avanzados en Zonas Áridas (CEAZA).

“Proteger esta actividad es algo vital”

Por su parte, el gerente del programa Transforma MÁSMAR, Guillermo Molina, aseguró que “este paso que hemos dado es fundamental para seguir hablando de sustentabilidad de la actividad acuícola, porque incorpora factores de medioambiente y cambio climático, entre muchas otras perspectivas. Esta actividad involucra a cientos de cultivadores que son el sustento de sus familias, por ende, proteger esta actividad es algo vital”.

Recordemos que el Programa Transforma Másmar ‘Región de Coquimbo: Fuente de Agregación de Valor y Bioproductos Marinos’, es una iniciativa impulsada por CORFO para apoyar el desarrollo de un sector altamente competitivo que mejore las tasas de crecimiento con base en bioproductos marinos y a productos con valor agregado.

“Desde sus comienzos, el programa Transforma MásMar ha liderado este plan de acción que busca vincular a los productores acuícolas con los centros de investigación científica, con el fin de orientarlos en la toma de decisiones frente a los efectos del cambio climático”, aseguraron desde MásMar en una nota de prensa.

El programa Transforma MÁSMAR corresponde a una iniciativa público-privada apoyada por la Corporación de Fomento de la Producción (Corfo) del Gobierno de Chile y que contribuye con la cadena de valor de los productos del mar elaborados en la Región de Coquimbo, vinculándose directamente con los pescadores artesanales e industriales.

Masiva aparición de picorocos

Vale resaltar que la iniciativa que ha acabado en la constitución del Comité tuvo su origen en la masiva aparición de picorocos en los cultivos de ostiones de la bahía de Tongoy y Guanaqueros.

El picoroco es una especie de crustáceo cirrípedo, pariente de la jaiba, pero que, a diferencia de ella, genera una concha alrededor de todo su cuerpo para protegerse. Su masiva presencia en los cultivos se debió, entre otras cosas, a que se dieron las condiciones ideales para su reproducción, pocas veces vista en las últimas décadas.

A partir de ese momento comenzaron las reuniones destinadas a prensar y conformar el Comité. En un encuentro previo, el grupo de trabajo conformado por todas las empresas acuicultoras de Tongoy, apoyados por CEAZA y MásMar, definieron los representantes y objetivos que liderarán las acciones de trabajo colectivo, entre productores e investigadores, para hacer frente a los efectos que trae consigo el cambio climático.

En cuanto a su conformación, se estableció que la mesa estaría integrada por cuatro representantes de las empresas y organizaciones de diversos tamaños; un representante de la unidad científica, asumido por el Centro de Estudios Avanzados en Zonas Áridas (CEAZA) y un representante de la unidad técnica, asumido por el programa Transforma MásMar.

Impactos: 11

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat