La calidad de la dispersión de los alimentadores automáticos y su impacto en el rendimiento zootécnico del juvenil Litopenaeus vannamei

Por: César Molina-Poveda, Cristhian San Andrés, Luis García Romero y Manuel Espinoza-Ortega

Una buena distribución del alimento asegura una menor competencia entre los animales y, a su vez, una menor disparidad de tallas, donde el diseño de los alimentadores automáticos constituye uno de los pilares del rendimiento.

En este estudio se revisan y analizan los componentes del alimentador que tienen un efecto sobre el alcance y la homogeneidad de disparo, presentando resultados que muestran cómo la distribución juega un rol clave en los parámetros productivos del camarón blanco del Pacífico.

Tomando en cuenta que los alimentadores automáticos cubren con su halo de dispersión un área limitada de la piscina de producción acuícola, su alcance y distribución constituyen un factor clave en el éxito de una producción automatizada con dispositivos para la distribución de alimentos balanceados.

“El radio de disparo, la altura inicial de disparo, la forma del dispersor y la potencia del motor tienen un rol fundamental en la cantidad de superficie cubierta y en la capacidad de cada alimentador respecto a la biomasa objetivo que se espera conseguir.”

Para el estudio de estos parámetros, las pruebas que se realizan sobre el alcance o “pruebas en seco” son fundamentales como una forma de predecir el comportamiento a lo largo del ciclo productivo.

En el presente artículo se revisan los componentes del alimentador que tienen un efecto sobre el alcance y la homogeneidad de disparo. Así mismo, se analiza con especial énfasis el diseño del dispersor, y se presentan resultados productivos donde se observa como la distribución juega un rol clave en los parámetros productivos del camarón blanco del Pacífico.

Movimiento del camarón respecto a un estímulo alimenticio

Cuando ocurre un evento alimenticio (voleo o dispersión de alimento por un alimentador automático) en el momento que el alimento entra en contacto con el agua en una piscina, el camarón cambia su comportamiento, incrementando su movimiento y/o actividad hacia conductas más compatibles con la búsqueda y la exploración en el estanque. Al mismo tiempo, se da una disminución de comportamientos relacionados con la inactividad y enterramiento en el fondo.

Se ha sugerido que en zonas de alimentación, los animales no permanecen estáticos consumiendo el alimento sino que se mueven en ciclos. Una vez concluido el evento alimenticio, los camarones se dispersan, abandonando la zona de alimentación y vuelven a ella al ocurrir otro evento.

Diseños de aspersores

En alimentación automática existen varios diseños de aspersores que han ido evolucionando, desde los más simples hasta los más sofisticados, que toman en cuenta la homogeneidad y el alcance, pudiendo clasificarse según su forma. Los más comunes son aquellos con dos salidas opuestas y que aprovechan la fuerza centrífuga para lanzar el alimento a una determinada distancia.

En los últimos años, los diseños han cambiado de tal manera que la salida del dosificador ha multiplicado su área, en el caso de los dosificadores de “platos” el alimento tiene un área de salida mayor debido a que todo el contorno del plato es hueco y permite una distribución del alimento más uniforme.

En este tipo de dispersores, dos circunferencias plásticas están unidas por tabiques que no tienen el mismo ángulo y permiten distribuir el alimento homogéneamente en distintas direcciones.

El alcance del alimentador y homogeneidad de lanzamiento: anillo o lluvia

El alcance en un alimentador automático es la distancia máxima a la cual el dispositivo es capaz de lanzar una dieta en función de condiciones específicas tales como el tipo de balanceado, las condiciones ambientales, la altura del alimentador con respecto a la superficie del agua, etc. La información de este parámetro junto con otros datos, es crítica al momento de decidir la cantidad de alimentadores que se deberían ubicar en una piscina.

Además, la cantidad de gramos por segundo que dispensa un alimentador es también un dato clave, el cual sirve para programar las agendas de alimentación y, de esta forma, asegurar que el balanceado llegue a la piscina en el momento y en la cantidad adecuada.

El diseño de la boquilla de salida está estrechamente ligado con la homogeneidad en la distribución.

Se conocen básicamente tres patrones de distribución encontrados en camaroneras comerciales, a saber: el índice de homogeneidad bajo (forma de “anillo” o “dona”), en el cual el alimento se distribuye concentrándose en un área estrecha concéntrica; el índice intermedio que presenta un patrón con alguna concentración de alimento en ciertas partes del halo de distribución y, finalmente, un patrón en forma de lluvia en el cual el alimento se distribuye de manera muy homogénea alrededor del alimentador (Figura 1).

Es de suma importancia que el alcance sea máximo, debido a que el movimiento corresponde a un movimiento parabólico. En este tipo de movimiento, las magnitudes de la velocidad y la gravedad son constantes, de modo que el alcance máximo se verifica con un ángulo de 45°.

La incidencia del viento

El viento es un factor que incide en el alcance del alimentador. Algunas experiencias muestran que el viento en contra puede tener efectos en la distancia a la cual se lanza el alimento. Un alimento lanzado a favor y en contra del viento puede tener diferencias sustanciales en cuanto a su alcance. La dirección del viento, sobre todo a partir de ciertas horas, debería ser parte de los criterios a considerar al momento de ubicar los alimentadores automáticos en una finca camaronera.

Valoraciones en campo

Incidencia de la dirección del viento

Se llevó a cabo una prueba de dispersión con alimento de 0,6 mm, para observar el patrón de distribución y halo de dispersión en condiciones de campo tomando en cuenta los cuatro puntos cardinales. Para medir las dispersiones se utilizaron bandejas distribuidas en forma de cruz hacia los cuatro lados del alimentador. La velocidad del viento fue de 5 m/s.

Los resultados indican que en la dirección a favor del viento (Norte y Este) los pellets pueden llegar hasta los 9 m con el mayor porcentaje de distribución entre los 4 y 5 m, mostrando un menor alcance de alrededor de los 6 m para los pellets ubicados en contra del viento (Sur y Oeste) con una mayor acumulación (38% y 39% respectivamente) de alimento a la altura de los 3 m.

Los resultados encontrados en las direcciones no alineadas con el viento sugieren que la fuerza de este ejerce un arrastre sobre los pellets y estaría agrupando/ aglomerando el alimento a los 3 metros, llegando a los 6 metros solamente un mínimo porcentaje de alimento (Figura 2).

Influencia de la homogeneidad de dispersión y el alcance sobre los parámetros productivos

La evaluación comparativa de los parámetros productivos toma en cuenta alimentadores que dispersan en forma de “lluvia” versus alimentadores cuya dispersión se realiza en forma de “anillo”. Para esta evaluación desarrollada durante la etapa invernal del año 2020, se seleccionaron 4 piscinas con fondo de tierra con una extensión en el rango de 5-6 ha, ubicadas en la provincia de El Oro.

Las densidades de siembra estuvieron entre 14 y 15 animales/m2, donde todos los nauplios vinieron del mismo laboratorio. Las alimentaciones se realizaron a partir de los 4-5 g con estos dispositivos automáticos hasta la cosecha. Ambos tipos de alimentadores tenían aproximadamente el mismo alcance (13 m) (Tabla 2).

El peso del animal cosechado con dispositivos que distribuyen en forma de anillo fue mayor (26,7 g) comparado con el tratamiento que distribuye homogéneamente (25,1 g). Sin embargo, la supervivencia del tratamiento con este último fue mayor (77% vs. 73%). Al lograr una mayor supervivencia permite evidenciar que existe una mejor repartición del alimento, asegurando que todos los animales tienen el mismo acceso a la dieta en la zona de alimentación.

“Las libras cosechadas con los equipos que distribuían en forma de lluvia fueron un 8% mayor, en comparación a las correspondientes a los equipos tipo anillo, registrándose un ligero incremento a nivel de empacadora del 11% en el total de libras cosechadas.”

En cuanto a la eficiencia alimenticia , el factor de conversión fue mayor en alimentadores con halo de distribución tipo anillo , comparado con el tratamiento de distribución tipo lluvia. Este hecho, sumado a la mayor supervivencia con un número casi igual de días, llevó a un rendimiento mayor para el alimentador que esparce más homogéneamente.

Conclusiones

Los resultados ponen en manifiesto que la obtención de un mejor rendimiento y supervivencia se debe a que todos los animales tienen igual acceso al alimento, estando mejor nutridos y preparados para los desafíos de salud a los cuales se enfrentan a lo largo del ciclo productivo. El halo de dispersión en “anillo” reduce el área efectiva de la zona de alimentación, limitando el acceso al alimento que se traduce en un menor consumo de energía y nutrientes esenciales necesarios para que el camarón pueda crecer con normalidad.

Este artículo es patrocinado por Skretting

Esta es una versión resumida desarrollada por el equipo editorial de Panorama Acuícola Magazine del artículo “EL TIPO DE DISPERSIÓN DE LOS ALIMENTADORES AUTOMÁTICOS Y SU IMPACTO EN EL RENDIMIENTO ZOOTÉCNICO DEL JUVENIL LITOPENAEUS VANNAMEI” escrito por CESAR MOLINA-POVEDA, CRISTHIAN SAN ANDRÉS, LUIS GARCÍA ROMERO Y MANUEL ESPINOZA-ORTEGA. La versión original fue publicada en OCTUBRE de 2021 a través AQUACULTURA. Se puede acceder a la versión completa a través de https://issuu. com/revista-cna/docs/edicion143_100 .
Más información en: Skretting

Impactos: 141

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.