Universidad de Huelva (UHu)

Crean en España un sistema no invasivo que contabiliza de forma automática la cantidad y el tamaño de peces cultivados

Expertos de la Universidad de Huelva (UHu), en el sur de España, informaron que han logrado combinar un instrumento que capta imágenes bajo agua y un software para estimar con mayor precisión el número de doradas existentes en las balsas de las piscifactorías, así como su longitud y su peso. La novedad de esta metodología creada por el equipo que dirige Carlos Gutiérrez Estrada, autor principal del estudio, es que el conteo de los ejemplares se produce sin interferir en su entorno y gracia a ello no genera estrés ni aumenta la mortalidad entre los ejemplares.

Para obtener estos resultados, un equipo multidisciplinar de especialistas ha empleado un sonar multihaz estático, un dispositivo que se utiliza normalmente en la pesca deportiva y comercial que, al identificar la presencia de un pez, capta imágenes similares a las ecografías. La información así obtenida se vuelca en un software, diseñado íntegramente por los expertos. El objetivo es determinar el número, tamaño, peso y longitud de los peces, según su comportamiento de agregación, es decir, a partir de su movimiento, ya sea de forma individual o en grupo.

A diferencia de los métodos tradicionales para estimar la cantidad de ejemplares en las piscifactorías, que requieren de trabajos manuales, la principal ventaja de esta metodología es la posibilidad de realizarla con inocuidad. “El principal problema de los acuicultores cuando introducen las crías de en las balsas es que, tiempo después, no saben cuántos hay y qué tamaño han alcanzado”, explica Gutiérrez.

Universidad de Huelva (UHu)

Disminuir el índice de mortalidad y estrés entre los animales

Hasta ahora, el procedimiento habitual para contar los peces de un estanque de cultivo se basa en el propio manejo de la balsa, es decir, el vaciado parcial del agua que contiene, la intromisión de operarios para coger una muestra representativa, medirlos y pesarlos. “Todo ello provoca además un mayor índice de mortalidad y estrés entre estos animales”, asegura Gutiérrez.

Como detallan en el estudio titulado ‘Fish abundance estimation with imaging sonar in semi-intensive aquaculture ponds’ y publicado en la revista Aquacultural Engineering, han trabajado con ejemplares de dorada (Sparus aurata) criadas en esteros de las Salinas del Astur, ubicados en la localidad onubense de Punta Umbría. En estos estanques la dorada crece desde los 30 a los 100 gramos, hasta pesos comerciales que rondan alrededor de los 400 gramos.

Para estimar con precisión el número de ejemplares de un estanque de cultivo, así como su peso y su tamaño, este equipo de expertos dirigido por Gutiérrez ha empleado un sonar estático al que se le han marcado unos límites espaciales concretos, de hasta seis metros. En ese rango interfiere la presencia de peces, los cuales capta en su mayoría como manchas en las imágenes.

Universidad de Huelva (UHu)

Sistema de conteo instalado en una balsa de doradas

Una vez tomadas las imágenes, que pueden llegar a alcanzar las 2.000 en una misma jornada, se transfieren al software, que se encarga de establecer a partir de la fotografía la medición de la altura de esa mancha que representa al pez. “El sistema ya está programado tras insertar varias ecuaciones obtenidas experimentalmente al coger una muestra en la piscifactoría y medir su altura, longitud y peso para realizar estas funciones. En concreto, un parámetro relaciona la altura del pez con la longitud y otro vincula la longitud con el peso”, aclara el responsable del estudio.

Con todo, el sistema integra un modelo que simula el comportamiento de la agregación de peces, es decir, cómo se desplazan. Como detalla el investigador de la UHu, “no es lo mismo que estén distribuidos de forma aleatoria a que se encuentren en grupo. El programa simula la forma en la que se mueven, que en el caso de las doradas se hace en grupos, lo que se denomina cardúmenes, es decir, en conjuntos según su tamaño”.

En este sentido, el sistema cuenta con un pequeño margen de error debido a esta posibilidad. “Hay una pequeña desviación de un 10% aproximadamente, dependiendo de si los peces están agregados y se mueven en bancos o si su movimiento no tiene nada que ver con el pez que tiene alrededor, aunque no suele ser lo habitual”.

Segunda parte del proyecto

Tras esta primera fase de estudio, la segunda parte de este trabajo se centra en la incorporación de mejoras en el software desarrollado íntegramente por este equipo de expertos, formado por investigadores de los departamentos de Ciencias Agroforestales, de Tecnologías de la Información y de Ingeniería Electrónica, de Sistemas Informáticos y Automática, así como del Centro de Estudios Avanzados en Física, Matemáticas y Computación (CEAFMC). En concreto, trabajan en la automatización a tiempo real del análisis y conversión de las imágenes captadas por el sonar.

Vale resaltar que este estudio se integra en el proyecto KTTSeaDrones cofinanciado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDeR) a través del programa Interreg V-A España-Portugal (POCTEP) 2014-2020 y en el que participan, además de la UHu, las Universidades de Cádiz y del Algarve, y el Ayuntamiento de Isla Cristina.

Impactos: 26

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *