atún rojo

Un estudio impulsado por la asociación española Apromar revela que el atún rojo de cultivo tiene más ácidos grasos cardiosaludables que el salvaje

El atún rojo criado en las instalaciones de la Acuicultura de España presenta un porcentaje más alto de ácidos grasos cardiosaludables que los ejemplares salvajes recién capturados, antes de su crianza, según reveló el estudio preliminar que la Asociación Empresarial de Acuicultura de España (Apromar) ha realizado sobre esta especie. La alimentación, junto a las características hidrodinámicas y térmicas de los viveros, serían la razón que explica esta diferencia frente a los ejemplares salvajes

La investigación fue realizada por la consultora independiente Taxon Estudios Ambientales en las dos instalaciones de engorde de atún rojo que el Grupo Ricardo Fuentes tiene en la Región de Murcia, en el sur de España. En el proyecto, además, han colaborado los doctores Diego Romero, profesor titular en la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Murcia; y Aurelio Ortega, jefe de área de acuicultura del Instituto Español de Oceanografía del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

El principal objetivo del estudio ha sido conocer la evolución del valor nutricional de estos peces, una vez que son criados en los viveros en el mar, y concretamente, con relación a la composición en ácidos grasos Omega-3. Para ello, se han analizado muestras de músculo de ejemplares capturados en la campaña de pesca de 2021 en el Mar Mediterráneo, junto a las Islas Baleares. Posteriormente, de ejemplares estabulados en viveros situados en San Pedro del Pinatar y en El Gorguel, en la Región de Murcia. Los ejemplares fueron alimentados con el mismo tipo de dieta durante el periodo de engorde.

atún rojo

El porcentaje de ácidos grasos poliinsaturados aumenta con la fase de engorde

La evaluación realizada -entre el grupo de atunes recién capturados y los que llevaban seis meses de engorde-, ha determinado que, para ambas localizaciones, el porcentaje de ácidos grasos poliinsaturados aumenta con la fase de engorde, lo cual “constituye un dato de gran interés alimentario, al ser estos los más cardiosaludables”, concluyen los participantes en el estudio. Las claves de esta evolución, según los investigadores, están en una alimentación basada en pequeños peces pelágicos, como la sardina, el arenque o la caballa, así como en las características hidrodinámicas y térmicas de las zonas en las que están ubicadas las granjas.

Este estudio ha sido realizado a través de los Planes de Producción y Comercialización de Apromar, con la colaboración de la Secretaría General de Pesca del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), cofinanciado por el Fondo Europeo Marítimo y de Pesca (FEMP). El proyecto contará con una segunda parte, que se desarrollará durante este año 2022, de la mano de la Asociación Nacional de Acuicultura de Atún Rojo (Anatún) y del Grupo de Acción Local de Pesca y Acuicultura de la Región de Murcia (Galpemur).

Un proceso fascinante

Los atunes rojos son considerados una exquisitez gastronómica con unas excelentes propiedades nutricionales. Estos peces realizan un largo y extenuante viaje para reproducirse cada año. Durante el mismo, pierden gran parte de su peso corporal. Cuando alcanzan las zonas de reproducción, se congregan. Es en ese momento cuando son capturados, sin dañarlos y facilitando que realicen la puesta de huevos. Ya en las enormes redes son trasladados, muy lentamente, hasta las granjas de acuicultura.

Estas instalaciones se encuentran en la Región de Murcia, en mar abierto, permitiendo mantener a los atunes en grandes viveros, mientras se les va engordando con los mejores alimentos disponibles, para que puedan recuperar el peso perdido durante su viaje. De ahí que se denomine “engorde” del atún rojo a esta labor. Posteriormente, serán destinados a los mejores restaurantes del mundo, particularmente a Japón, uno de los países amantes del atún rojo por excelencia.

El atún rojo, contiene los saludables ácidos grasos poliinsaturados Omega-3, que son importantes para el correcto funcionamiento del sistema cardiovascular. Además, nos aporta otros nutrientes esenciales que, junto a una dieta saludable y ejercicio físico, nos ayudan a mantener unos hábitos de vida saludables.

Impactos: 17

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *