CARGILL
CARGILL_Empyreal
PRILABSA
Megasupply
NRA
LAQUA
AQUASUR
ISFN
ISFN
De camarones y hombres:

De camarones y hombres: innovación, competencia y diversidad de productos

CARGILL
CARGILL_Empyreal
PRILABSA
Megasupply
NRA
LAQUA
AQUASUR
ISFN

La experiencia de la industria camaronera estadounidense constituye un ejemplo del principio de que los resultados de la I+D siempre deben ser (a largo plazo) no rivales y no excluyentes. Al centramos en el impacto de la innovación sobre la competencia y la diversidad de productos, los resultados estáticos sugieren que el caso de la “maldición de la innovación” puede hacer que la innovación posterior sea más atractiva y, también, aumentar la ventaja de ir un paso delante de los competidores.

Innovación y recuperación en el mercado del camarón

En los años 70´s, inicia el desarrollo de la cría comercial a gran escala en los hemisferios oriental y occidental, a partir de especies locales de camarones. Sin embargo, tanto en Asia como en Occidente, no se logró establecer una acuicultura intensiva de camarones a gran escala.

“Independientemente de las especies cultivadas, todos los intentos se vieron afectados por el mismo problema común: el brote periódico de enfermedades.”

Con la alta incidencia de enfermedades, y las consiguientes pérdidas, la acuicultura del camarón sufría de una gran volatilidad e incertidumbre en los volúmenes finales y los beneficios, lo que provocaba una caída de las inversiones.

A finales de los años 80´s, los investigadores lograron desarrollar poblaciones de Litopenaeus vannamei libres de patógenos específicos (SPF, por sus siglas en inglés) que estaban libres del Virus de la necrosis infecciosa hipodérmica y hematopoyética (IHHNV), readaptando los conceptos de cría y selección de las industrias ganadera y avícola.

“Como resultado de esta innovación, la producción total de la industria estadounidense se duplicó, contribuyendo a un sensible aumento de la rentabilidad.”

No obstante, la supremacía de los métodos de bioseguridad desarrollados en EE.UU. sólo se hizo patente con la insurgencia de una nueva enfermedad, el síndrome de Taura (ST).

En 1999, las primeras poblaciones de camarones resistentes al síndrome de Taura (Taura Virus Resistant, TVR) fueron suministradas a la industria estadounidense, mostrando una mejor supervivencia y alcanzando un aumento en la producción de un 40% respecto al año anterior.

Para los países asiáticos, los incentivos económicos para cambiar el Penaeus monodon por el nuevo L. vannamei SPF fueron extraordinarios, y estimularon a los productores a transformar su producción a un ritmo muy rápido.

“Los países asiáticos no importaron la innovación, sino el producto de esa innovación, los reproductores SPF/TVR, lo que les permitió saltarse la fase más temprana de la producción, que requería una inversión consistente para construir las instalaciones.”

Aunque los países asiáticos han intentado recientemente lanzar su propia producción de reproductores SPF nacionales, siguen dependiendo en gran medida de las exportaciones de EE.UU.

La experiencia de la industria camaronera estadounidense constituye un ejemplo del principio de que los resultados de la I+D siempre deben ser (a largo plazo) no rivales y no excluyentes.

En el caso de la industria camaronera, los intereses contrapuestos con la industria de la cría han favorecido la difusión de la innovación, lo que ha dado lugar a un periodo de recuperación muy breve.

La maldición de la innovación: una teoría

Dos empresas representativas, la local (h) y la extranjera (f), producen camarones. Hay dos variedades de camarones en el mercado, el camarón de patas blancas L. vannamei (v) y el camarón tigre Penaeus monodon (m).

Cada una de las empresas solo puede producir una variedad. Dado que los productores deciden sus cantidades, pero son promotores de precios en los mercados mundiales y las dos variedades de camarones no son idénticas, modelamos el mercado como una competencia Cournot diferenciada.

“Nos centramos en el impacto de la innovación sobre la competencia y la diversidad de productos. Suponemos que cuando una empresa se beneficia de una innovación, obtiene una ventaja competitiva durante un periodo.”

Modelamos esta ventaja mediante una tecnología que permite reducir su costo de producción. Posteriormente, el rezagado acaba alcanzando la innovación y beneficiándose de la misma tecnología.

El juego consta de tres fases. En la fase de Preinnovación, ambas empresas producen a un marginal constante. En la fase de Innovación, la empresa h puede producir la variedad v a costo marginal, mientras que los costos de producción de la otra variedad y la otra empresa se mantienen.

“En la fase de Recuperación, ambas empresas pueden producir la variedad v a costo marginal, en tanto el costo de producción de la otra variedad m permanece igual.”

Existen varias maldiciones posibles con la innovación: La primera, es la existencia de múltiples equilibrios en la fase posterior a la innovación.

La segunda maldición es una variante de la primera: en el caso de que existan dos equilibrios de estrategia pura con diversidad de productos en la fase de recuperación, la empresa h puede acabar especializándose en la variedad de alto costo, y recibir un beneficio menor que antes de la innovación.

Aunque esta es una posibilidad teórica, puede ser razonable descartarla utilizando el mismo argumento de focalidad que para la primera.

“La tercera posibilidad es quizás la más realista, y en ella se centra este trabajo.”

En los dos primeros casos de esta tercera opción, la innovación es inequívocamente positiva para la empresa que se beneficia de ella: la empresa h obtiene una ventaja en costos y la diversidad de productos sigue siendo la misma.

Hay una cuarta propuesta, en la que la innovación también es positiva: aunque la disminución de la diversidad de productos aumenta la intensidad de la competencia, la ventaja en costos es tan alta que compensa la pérdida.

Pero es en la tercera propuesta donde la innovación da una ventaja a corto plazo en la fase de innovación, a costa de un beneficio menor en la fase de recuperación que antes de la innovación.

La maldición de la innovación en el mercado del camarón

La Figura 1 analiza la producción total de camarones L. vannamei de los cinco principales productores (EE.UU., China, India, Tailandia y Vietnam), que en conjunto representan el 80% de la producción mundial. En 1984, Estados Unidos empezó a producir camarones de patas blancas.

De camarones y hombres

En 1992, se desarrollaron los primeros camarones SPF (época de inicio). En 1999 se produce el avance de la segunda generación de camarones SPF, que proporciona a los productores estadounidenses una gran ventaja en cuanto a costos.

Tras esta innovación que reduce los costos, la cantidad de camarones L. vannamei aumenta masivamente. Los años 2001, 2002 y 2009 corresponden a la adopción secuencial de la nueva raza por parte de los principales productores asiáticos.

Observamos que durante estos últimos años la cantidad producida siguió aumentando, pero a un ritmo mucho más lento. La razón de este cambio de ritmo puede verse en la Figura 2, que descompone la producción total de L. vannamei en EE.UU. y en el resto del mundo.

De camarones y hombres

La línea vertical discontinua (2003) marca el año cuando todos los principales competidores asiáticos (a excepción de la India) terminaron los ensayos de producción y comenzaron a operar en el mercado mundial.

El aumento de la producción de L. vannamei en EE.UU. comienza con la innovación del SPF y el descenso comienza cuando aumenta la producción en el resto del mundo, en particular tras la adopción del L. vannamei por Tailandia y China.

Según las estimaciones de la FAO sobre el impacto de la innovación en los costos de producción de los distintos países, con la excepción de China cuyos costos eran mucho más bajos incluso en el periodo anterior a la innovación, todos los demás países experimentaron una reducción constante de los costos en una media del 30%.

Los datos sugieren una aceleración neta del ritmo de producción tras la adopción de L. vannamei en Tailandia, Vietnam e India, mientras que no afectó la tendencia de China.

“La cuestión de si esta innovación fue lo suficientemente importante como para evitar una disminución de los beneficios de las empresas estadounidenses es, sin embargo, más complicada de evaluar.”

Hemos calculado los datos de cantidad de la FAO, los datos de precio de la serie temporal de precios globales de los camarones de la FED (precio al por mayor en Nueva York, en dólares por kilo), y el costo medio de producción.

El beneficio muy bajo de 1991 corresponde al brote del síndrome de Taura, y los años 1995-97 al brote de la enfermedad de las manchas blancas. El año 1999 es de gran avance, dando a los productores estadounidenses ventaja en los costos.

“Está claro que esta innovación coincide con el inicio de un aumento de los beneficios, y que los años cuando los países asiáticos se pasaron a L. Vannamei corresponden a un punto de inflexión donde los beneficios empiezan a caer.”

Sin embargo, la historia no se detiene ahí. A principios de la década de 2000, el descenso de la cuota de mercado de Estados Unidos y el espectacular aumento de las importaciones provocaron un descenso del 40% del empleo en las fábricas de camarones estadounidenses.

En un intento por salvar su moribunda industria, la Southern Shrimp Alliance (SSA), un grupo de ocho estados del sureste formado por cuarenta y dos procesadores de camarones, solicitó con éxito al gobierno estadounidense que impusiera derechos antidumping a las importaciones de Tailandia, China, Vietnam, India, Ecuador y Brasil.

Conclusiones

Nuestros resultados estáticos sugieren que el caso de la “maldición de la innovación”, al disminuir el beneficio en la fase de aproximación, puede en realidad hacer que la innovación posterior sea más atractiva, no menos. También aumentaría la ventaja de ir un paso delante de los competidores en un modelo similar al de Aghion et al. (2005).

Aunque el enfoque empírico de este trabajo se centra en la industria del camarón, los resultados teóricos se refieren a cualquier innovación que abarate la producción de una variedad. Esto puede aplicarse de forma más general al sector agrícola, donde una innovación suele consistir en desarrollar una variedad más resistente o más barata de producir.

También podría corresponder de forma más amplia a las innovaciones tecnológicas en las que la adopción de una norma común, superior, limita la diversidad del producto.

Esta es una versión resumida desarrollada por el equipo editorial de Panorama Acuícola Magazine del artículo “OF SHRIMP AND MEN: INNOVATION, COMPETITION AND PRODUCT DIVERSITY” escrito por AMANDA DE PIRRO, Lancaster University Management School, RENAUD FOUCART, Lancaster University Management School.
La versión original fue publicada en MARZO de 2022 en ECONOMICS WORKING PAPER SERIES.
Se puede acceder a la versión completa a través de https://eprints.lancs.ac.uk/id/eprint/167872.

CARGILL
CARGILL_Empyreal
PRILABSA
Megasupply
NRA
AQUASUR
ISFN
LAQUA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *