LALLEMAND
CARGILL_Empyreal
CARGILL
Aves piscívoras como vectores de patógenos en peces

Aves piscívoras como vectores de patógenos en peces: daño a la acuicultura, prevención y control

NICOVITA
AQUAMOL
Megasupply
PRILABSA
NRA

Por: Natan Wajsbrot*

Las aves depredadoras pueden causar daños a los peces de forma directa o indirecta, por lo que resulta útil contar con una guía sobre los peligros que suponen las aves piscívoras para los acuicultores, incluidas las mejores formas de limitar los daños que pueden causar.

La dieta de las aves piscívoras se basa, principalmente, en la captura de diferentes especies de peces, complementadas de manera ocasional con otras especies de organismos acuáticos como crustáceos y moluscos. Estas aves ejercen su actividad alimentaria tanto en cuerpos de agua dulce como salada.

Las aves depredadoras pueden causar daños a los peces de forma directa o indirecta. El daño directo ocurre cuando el depredador mata o lesiona gravemente al pez, haciéndolo no comercializable.

El daño indirecto es muy variable, abarcando lesiones no letales en los peces, estrés crónico y la consecuente reducción en la salud de los peces, la eficiencia de conversión alimenticia y la transferencia de patógenos como bacterias, virus y parásitos.

A veces, incluso, pueden dañar físicamente la estructura del recinto de los animales, provocando que los peces escapen. Las aves que se alimentan en vertederos, como las gaviotas, pueden recoger y diseminar microorganismos patógenos como salmonelas y coliformes fecales.

El aumento de la concentración bacteriana en los embalses se ha correlacionado con el número de gaviotas que anidan en la zona. Algunas especies de bacterias aisladas de las heces de las aves (por ejemplo, Edwardsiella tarda) se han vinculado a graves brotes de septicemia y enteritis en salmónidos.

“La pérdida del estado “libre de enfermedades” de una granja, debido a la introducción de un patógeno exótico, por aves depredadoras, es mucho más significativa. El daño total causado por los depredadores aviares, a una población de peces cultivados, puede variar enormemente y ser muy costoso, dependiendo de diversos factores.”

Un conocimiento adecuado de los efectos negativos de un depredador dado, en los cultivos acuícolas, requiere una evaluación de la biología de la población de aves, el comportamiento alimenticio, la agresividad, los movimientos migratorios y las medidas efectivas de control de depredadores.

Aves piscívoras como vectores de patógenos en peces

Debido a su impacto económico, las siguientes aves piscívoras son de especial importancia:

Pelícanos: se alimentan principalmente de poblaciones de peces listas para la comercialización. También, atacan estanques de peces durante la cosecha. Atrapan peces de hasta 1 kg y la depredación efectiva en los estanques alcanza hasta 2 m de profundidad.

Cigüeñas, cormoranes y garzas (blanca, morada y gris): se alimentan principalmente de peces que pesan menos de 150 g. En particular, las garzas se alimentan de peces que se reúnen debajo de los comederos o cuando están debilitados por enfermedad.

Gaviotas: están presentes a lo largo de todo el año. Lesionan a los peces mordiéndolos cuando intentan atraparlos, especialmente durante la cosecha. Las gaviotas también picotean los alevines enfermos.

Principales problemas con aves piscívoras en la acuicultura

a- La depredación no solo causa pérdidas directas, sino también lesiones graves que se convierten en puertas de entrada fáciles para infecciones secundarias por patógenos (Figura 1).

Aves piscívoras como vectores de patógenos en peces

b- La interferencia con la alimentación artificial no solo afecta directamente el consumo de alimento, sino que también altera, de forma indirecta, el proceso de alimentación de los peces, debido a la concentración de depredadores de aves acuáticas alrededor de los lugares de alimentación.

c- La propagación de enfermedades infecciosas de peces de un estanque a otro puede ser bastante rápida.

Como ya se ha mencionado, uno de los problemas de vital importancia para su atención es la transferencia de organismos potencialmente patógenos por las aves, y su propagación de una población de peces a otra, ha sido bien estudiada.

Se sabe que virus, como los causantes de la necrosis pancreática infecciosa (IPN), la septicemia hemorrágica viral (HSV) y la viremia primaveral de la carpa (SVC), han sido aislados de picos o alimentos regurgitados varias horas después de que las aves se hayan alimentado de peces infectados.

Varias especies de aves acuáticas son especialmente importantes, debido a que actúan como huéspedes finales de diversos endoparásitos metazoarios comunes de peces de agua dulce, en particular, trematodos (Clase: Digenea), cestodos (Clase: Cestoda) y nematodos (Phylum: Nematoda).

Digeneos o gusanos digenéticos

Son una subclase de gusanos planos de la clase Trematoda. Estos son gusanos parásitos con un tegumento sincitial, por lo general equipados con dos ventosas, una oral y otra ventral. Los adultos parasitan, especialmente, el tracto digestivo, pero pueden infestar cualquier órgano de todas las clases de vertebrados, incluidos los humanos.

Ciclo biológico de los trematodos

Los trematodos digenéticos son gusanos planos heteroxenos (con un ciclo de vida de varios hospedadores) y requieren un molusco como su primer hospedador intermediario (Figura 2).

Aves piscívoras como vectores de patógenos en peces

La gravedad de la lesión del pez depende de diversos factores, entre los cuales se encuentran: especie y tamaño del pez, gravedad de la infección, especie del parásito y órgano o tejido afectado (Figura 3).

Aves piscívoras como vectores de patógenos en peces

Centrocestus formosanus (Trematoda – Digenea)

El Centrocestus formosanus (Trematoda – Digenea) afecta la tasa de crecimiento de los peces, promueve la proliferación de otros parásitos y la infección secundaria por bacterias, causa una alta mortalidad en la coinfección con TiLV y, una disminución en los niveles de oxígeno, en el agua, a menudo es suficiente para producir la mortalidad de los peces fuertemente infestados con el parásito.

Nematodos (lombrices redondas)

Comúnmente conocidos como lombrices redondas, los Nematoda son uno de los phyla taxonómicos más grandes en los que se clasifican los invertebrados. Son un phylum de gusanos no segmentados, recubiertos con una gruesa cutícula y con vida libre o parasitaria. Contracaecum es un género de nematodos parasitarios (Figura 6).

Dentro de él, Anisakis, junto con otras especies, son responsables de una severa parasitosis humana causada por el consumo de pescado crudo (Figura 7).

Aves piscívoras como vectores de patógenos en peces

Cestodes – platelmintos

Los Cestoda son una clase del filo platelmintos que agrupa alrededor de 4,000 especies, casi todas ellas parásitas. Tienen ciclos biológicos complejos que involucran varios huéspedes, incluyendo humanos.

Son endoparásitos del tracto digestivo de vertebrados y ectoparásitos, con un cuerpo en forma de cinta que consiste en una serie de segmentos llamados proglótidos (Figura 8). No cuentan con sistema digestivo.

Aves piscívoras como vectores de patógenos en peces

Métodos de prevención para reducir los problemas causados por aves piscívoras

Eliminación. La eliminación de estas aves no deseadas mediante disparos, es tanto impráctica como ilegal, ya que la mayoría de las especies de aves silvestres están protegidas por la ley en la mayoría de los países occidentales.

Dispositivos ahuyentadores de aves. Se ha probado una gran cantidad de disuasivos visuales y auditivos, a veces en combinación, con resultados mixtos. Los disuasivos auditivos incluyen ruidos fuertes (disparos, zumbidos, cañones de gas automáticos, fuegos artificiales), voces humanas grabadas y llamadas de alarma o de socorro.

Ciertos tipos de ruido, como los causados por los vehículos que pasan, han demostrado ser ineficaces para reducir el número de aves. No se recomienda el uso de dispositivos repelentes ruidosos si el sitio está cerca de un hábitat humano o si hay animales de granja o caza en las cercanías.

Por lo general, una combinación de técnicas disuasorias es más efectiva que depender de una sola estrategia.

Reducción de la vulnerabilidad al ataque de aves piscívoras. La más práctica es la construcción de barreras físicas. Se ha demostrado que el cercado completo de algunas instalaciones acuícolas, mediante redes o mallas, es quizás el método más efectivo para prevenir la depredación por todo tipo de aves piscívoras.

Patrullas de acoso. Las patrullas de acoso, por personas a pie o en vehículos, se utilizan ampliamente para asustar a las aves en las instalaciones acuícolas, en especial, en instalaciones más grandes. Estas patrullas suelen implicar el uso de dispositivos pirotécnicos.

La eficacia de la técnica está en gran parte relacionada con la respuesta de miedo que las aves tienen ante la presencia humana. Sin embargo, puede convertirse en un trabajo muy intensivo debido a la necesidad de patrullas durante todo el día y la noche.

Por esta razón, cuando no hay personal presente, se necesitan efigies humanas, explosivos automáticos y otros dispositivos para complementar estas patrullas.

Tratamientos preventivos para reducir el número de caracoles (hospedero intermediario) en estanques

Tratamiento químico: sulfato de cobre 25 ppm durante 72 horas, para ser eliminado mediante un cambio de agua completo antes de introducir los peces.

Control regular de maleza realizado manualmente o con herbicidas.

Tratamiento mecánico: extracción del lodo acumulado en el fondo de los estanques.

Control biológico: uso de peces moluscófagos (por ejemplo, la carpa negra Mylopharyngodon piceus) o crustáceos (camarón malayo Macrobrachium rosenbergii).

Tratamientos preventivos para reducir el número de copépodos (hospedero intermediario) en estanques terrestres

Tratamiento químico: Naled-Bromex. En muchos países, los fosfatos orgánicos no están permitidos para la cría de peces destinados al consumo humano.

Dimilin (diflubenzurón).

Control biológico: uso de peces que se alimentan de zooplancton (carpa cabeza grande Hypophthalmichthys nobilis).

En resumen, se dispone de diversas opciones de tratamientos preventivos y paliativos para los administradores de granjas y piscicultores con el propósito de mitigar los problemas relacionados con las aves. Sin embargo, pocas opciones son totalmente efectivas además de cercar el estanque por completo, y la combinación de múltiples estrategias puede ser mejor opción que confiar en una sola medida.

En cualquier caso, se debe tomar en cuenta los aspectos económicos (costo-efectividad) de cada una de las acciones a seguir.

Este artículo es patrocinado por PHIBRO

 PHIBRO

Esta es una versión resumida desarrollada por el equipo editorial de Panorama Acuícola Magazine del artículo “PISCIVOROUS BIRDS AS VECTORS OF FISH PATHOGENS: DAMAGE TO AQUACULTURE, PREVENTION AND CONTROL” escrito por WAJSBROT, N.- Fish pathology manager, Phibro.
La versión original, incluyendo tablas y figuras, fue publicada en MARZO de 2023 en THE FISH SITE.
Se puede acceder a la versión completa a través de https://thefishsite.com/articles/piscivorous-birds-as-vectors-of-fish-pathogens-damage-to-aquaculture-prevention-and-control-phibro.

 

AQUASUR
ISFN
LAQUA
EVENTO GLOBAL LEADERS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *