LALLEMAND
CARGILL_Empyreal
CARGILL
Algunas reflexiones sobre lo que la gente entiende mal acerca de la cría de camarón

Algunas reflexiones sobre lo que la gente entiende mal acerca de la cría de camarón

NICOVITA
AQUAMOL
Megasupply
PRILABSA
NRA

Por: Stephen Newman*

La acuicultura es la agroindustria mundial de más rápido crecimiento. Aunque este crecimiento ha estado y seguirá estando sujeto a volatilidad, la tendencia general de la producción de pescados y mariscos cultivados en granjas, durante las últimas tres décadas o más, ha sido de un aumento constante. La naturaleza del medio acuático plantea muchos retos únicos a la producción sostenible, donde la cría sostenible de camarón sigue siendo un paradigma difícil de alcanzar.

La acuicultura es la agroindustria mundial de más rápido crecimiento. Aunque este crecimiento ha estado y seguirá estando sujeto a volatilidad, la tendencia general de la producción de pescados y mariscos cultivados en granjas, durante las últimas tres décadas o más, ha sido de un aumento constante. En 2022, la FAO informó por primera vez que la biomasa total procedente de la acuicultura superaba a la de la pesca.

El número de especies cultivadas está aumentando y el tonelaje total de las tres principales (aparte de los bivalvos), camarones, tilapia y salmónidos, sigue creciendo.

La naturaleza del medio acuático plantea muchos retos únicos a la producción sostenible. Desgraciadamente, el término sostenible se ha convertido en una palabra de moda, al igual que eco, verde, etc. Se ha convertido en el blanco de la propaganda. Se ha convertido en el objetivo de un marketing basado en palabrería y muchos lo emplean en un esfuerzo por diferenciar sus productos de la corriente dominante.

El diccionario Oxford define la sostenibilidad como:

1. Evitar el agotamiento de los recursos naturales para mantener un equilibrio ecológico y

2. La capacidad de una práctica de mantenerse a un determinado ritmo o nivel de crecimiento (indefinidamente).

En general, considerar cómo se aplica esto a la acuicultura, con una evaluación abierta y honesta, sugiere claramente que aún estamos muy lejos de alcanzarla. La verdadera sostenibilidad requiere el desarrollo de paradigmas de producción que permitan a las generaciones futuras satisfacer sus necesidades.

Algunas reflexiones sobre lo que la gente entiende mal acerca de la cría de camarón

Los retos son muchos. Quizá el mayor sea que no existe un enfoque universal considerado sostenible por todo el mundo. Aunque no siempre obvios, los obstáculos a la sostenibilidad, son, entre otros:

1. Daños al medio ambiente. Se produce de muchas formas, desde el vertido de flujos de residuos sin tratar hasta el uso indiscriminado de antibióticos, productos químicos y medicamentos para hacer frente a problemas que podrían evitarse adoptando un enfoque proactivo.

2. Enfoques reactivos para mitigar el impacto de las enfermedades. Las enfermedades son un gran impedimento para la sostenibilidad. Sin embargo, prevenir los problemas, es decir, ser proactivo, no es la norma. Algunas organizaciones no gubernamentales (ONG) que auditan la producción, no abordan este tema, mientras afirman que su metodología específica es el camino hacia la sostenibilidad.

3. Los logros a corto plazo (es decir, los beneficios) son más importantes que los logros a largo plazo, que son el resultado de estrategias de gestión inteligentes y reproducibles.

Históricamente, la cría de camarones se ha basado en gran medida en el uso de desinfectantes en un intento de comenzar con entornos “estériles”. Con frecuencia, se emplean en condiciones que no garantizan alcanzar el objetivo, además del daño que su aplicación generalizada puede hacer a los microbiomas benignos y conducir a cambios en el microbioma que aseguran la afectación de los organismos por las bacterias sobrevivientes.

Algunas reflexiones sobre lo que la gente entiende mal acerca de la cría de camarón

Los vibriones son a menudo el centro de atención, a pesar de ser en gran medida inofensivos y un elemento importante de los microbiomas sanos. Cada vez hay más pruebas de que el uso de desinfectantes puede empeorar las cosas.

Las cepas de Vibrio parahaemolyticus, una especie que contiene patógenos tanto de humanos como de camarones, tienen tiempos de reproducción cortos, la capacidad de volverse metabólicamente inactivas (Viable but Non Culturable, VBNC por sus siglas en inglés) y, en virtud de las biopelículas que crean, pueden ser refractarias a una variedad de modalidades destinadas a eliminarlas de un ecosistema.

Si bien hay cepas oportunistas, también hay varias cepas que causan problemas masivos de enfermedad en virtud de toxinas específicas. Se trata de los agentes etiológicos del síndrome de mortalidad precoz (SME, por sus siglas en inglés) y/o del síndrome o enfermedad de necrosis hepatopancreática aguda (AHPNS o AHPND), así como los responsables de la enfermedad de postlarvas translúcidas (TPD). Existen pruebas sólidas de que el uso de desinfectantes puede disminuir la productividad y no es una práctica sostenible.

Básicamente, se está creando un entorno compatible con la proliferación de estos patógenos obligados a expensas de las innumerables bacterias inofensivas.

“Uno de los principales retos (entre otros) a los que se enfrentan muchos acuicultores, es la gran variedad de productos existentes en el mercado que pretenden resolver los problemas de forma reactiva. Algunos, como los antibióticos, cuando se usan de manera correcta, son herramientas valiosas de las que, por desgracia, se abusa con demasiada frecuencia.”

El uso correcto implica atacar enfermedades bacterianas (o fúngicas). Para ello es necesario aislar el agente patógeno, determinar que se trata efectivamente de un patógeno y no del resultado de unas condiciones de cría de mala calidad que debilitan a los organismos, determinar los niveles adecuados de aplicación y asegurarse de su uso apropiada, respetando los tiempos de espera y las dosis adecuadas.

Aunque la acuicultura es solo un sector en el cual esto puede suponer un problema, la realidad es que el uso sin restricciones en humanos es una amenaza mucho mayor para la utilidad continuada del actual conjunto de antibióticos. No obstante, el abuso sistemático de antibióticos en algunos casos en la cría de camarones, ya se trate de tratamientos profilácticos de reproductores o de un intento de contener mortalidades de origen desconocido, puede provocar un aumento de la resistencia a estas valiosas herramientas y no es una práctica sostenible.

“Con la revolución genética en pleno apogeo, la manipulación del microbioma se ha convertido en una herramienta de marketing de moda, a pesar de que la inmensa mayoría de bacterias, virus, hongos, protozoos, etc. no pueden cultivarse. Se recurre a potentes herramientas estadísticas para caracterizar organismos que todavía no pueden (o quizá nunca) cultivarse en condiciones controladas.”

Me llama la atención la facilidad con la que los criadores de camarones creen en la existencia de soluciones mágicas. El pensamiento universal parece ser que algunos aspectos muy fundamentales del proceso de producción no son críticos para el éxito y que, si podemos evitar garantizar cosas, como la bioseguridad, la reducción de la carga de patógenos, la reducción del estrés; es decir, la gestión proactiva de los retos de salud animal, aparecerán algunas soluciones que validarán esta idea.

Creo que esto se debe, entre otras cosas, a varias razones. Una de ellas es que la mayoría de los criadores de camarón del mundo no son biólogos con formación científica, ni se dedican a la acuicultura. Los paradigmas de producción basados en la necesidad (pobreza) son habituales.

A medida que aumenta la eficiencia y se reducen los márgenes de beneficio, se tiende a la consolidación, lo que deja fuera de juego a la mayoría de los paradigmas impulsados por la necesidad. Otra, es la tendencia a repetir cosas que pudieron funcionar bien en un momento dado, incluso ante cambios capaces de hacer desaparecer lo que antes era fácilmente reproducible.

Otro problema es la amplia disponibilidad de una gran cantidad de productos cuya eficacia para tratar enfermedades de forma reactiva ha sido “probada”. Hay muchas publicaciones sobre una amplia gama de compuestos, incluyendo una variedad de productos químicos y bioquímicos, plantas y extractos de plantas, así como bacterias, tanto vivas como muertas y sus extractos, que han demostrado tener un impacto positivo en la supervivencia o el crecimiento, etc.

La mayoría de ellos emplean modelos para demostrar la tesis. Normalmente, se trata de microcosmos de algún tipo que, por su propia naturaleza, no reflejan con exactitud diversos aspectos de los paradigmas de producción del mundo real. En particular, muchos son cerrados en cierta medida y suelen ser a pequeña escala. A menudo, los acuarios se usan para validar afirmaciones de eficacia.

“Estos productos suelen ingerirse; aunque bañar a los organismos en ellos es lo que realmente puede estar ocurriendo, además de lo que pueda ser ingerido. En un sistema cerrado, como un acuario, el agua no fluye a un ritmo similar al movimiento y al impacto de dilución que se observa en condiciones del mundo real.”

Como el organismo tritura el alimento en gránulos para ingerirlo, los productos analizados se encuentran en concentraciones mucho más altas en comparación con las condiciones típicas de producción reales. Esto garantiza que el camarón no solo lo ingiere en el alimento, sino que lo absorbe potencialmente a través de la ingestión en el agua, pero también a través de la absorción por las células fagocíticas de las branquias.

Los estudios en acuarios pueden ser defectuosos por la propia naturaleza de sus limitaciones inherentes. Podría decirse que, si un producto no tiene ningún efecto en un acuario, tiene pocas posibilidades de funcionar en el campo. Por otra parte, ver un beneficio en un acuario no significa que se verá en el campo.

“Con demasiada frecuencia, los datos comerciales de las observaciones sobre el terreno se seleccionan al azar. No son pocos los casos en los que parece evidente que quien diseñó los protocolos experimentales no conocía bien el método científico. El objetivo es vender el producto, no asegurarse de su funcionamiento en condiciones de campo que suelen ser muy variables.”

Cualquiera con una amplia experiencia en la cría de camarones le dirá que es propensa a una gran variabilidad. Normalmente, hay muchas razones posibles, aunque la mayoría de las veces los criadores no saben muy bien por qué. Se recurre a estadísticas correlativas para hacer ver que se tiene alguna idea, aunque rara vez con mecanismos subyacentes plausibles para explicar por qué algo aparentemente funciona.

A menudo, la causa y el efecto siguen siendo esquivos. Esto no quiere decir que no haya productos que puedan ser beneficiosos, aunque una vez que los camarones están en la mayoría de los estanques, el único mecanismo práctico de suministro es a través del alimento (con algunas excepciones). Sería muy costoso bañar a los camarones, incluso en los estanques comerciales más pequeños, en un producto que haya demostrado ser eficaz en gran medida o exclusivamente por esta vía.

A finales de la década de 1990, Aquaintech Inc. desarrolló un parabiótico que se probó de manera exhaustiva sobre el terreno. Miles de millones de postlarvas (PL) fueron bañadas en el producto antes de ser introducidas en los estanques.

“Los resultados no fueron consistentes en términos de costo-beneficio caso por caso, pero, en general, sugerían fuertemente la existencia de un beneficio que podía justificarse (añadía centavos al costo de 1,000 PL). Desde entonces, muchos trabajadores han publicado observaciones que parecen apoyar el potencial de este enfoque, aunque casi todas se han realizado en acuarios.”

Esto confirma los reportes de que algunas cosas que funcionan en acuarios, pueden funcionar en el campo. Es importante destacar que esto fue a través del suministro de agua. Cuando el producto se administra en condiciones de campo, los efectos desaparecen en gran medida.

En conclusión, la cría sostenible de camarón sigue siendo un paradigma difícil de alcanzar. El uso de sistemas de recirculación acuícola (RAS, por sus siglas en inglés), con entornos altamente controlados, ofrece cierto potencial. La producción en estanques al aire libre tiene un largo camino por recorrer y, en la mayoría de los casos, puede que nunca lo sea.

Hay quien está estudiando la producción en estanques interiores, aunque no suelen ser bioseguros y la falta de una gestión proactiva de la presencia de patógenos obligados garantiza que estos sistemas seguirán plagados de problemas en gran medida evitables.

Como he escrito muchas veces, caveat emptor. Muchas de las soluciones que se pregonan no son soluciones en la realidad, y cualquiera que defienda que se pueden ignorar los aspectos fundamentales y de sentido común de la gestión de los sistemas acuícolas, debe tomarse con mucho cuidado.

Stephen G. Newman

Stephen Newman es doctor en Microbiología Marina con más de 30 años de experiencia.
Es experto en calidad del agua, salud animal, bioseguridad y sostenibilidad con especial enfoque en camarón, salmónidos y otras especies.
Actualmente es CEO de AquaInTech y consultor para Gerson Lehrman Group, Zintro y Coleman Research Group.
sgnewm@aqua-in-tech.com
www.aqua-in-tech.com
www.bioremediationaquaculture.com
www.sustainablegreenaquaculture.com.

LAQUA
EVENTO GLOBAL LEADERS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *