Uso de recursos en la cría del camarón Litopenaeus vannamei en Ecuador

Por: por Claude E. Boyd, Robert P. Davis, Arturo González Wilson, Fabrizio Marcillo, Susanna Brian y Aaron A. McNevin

La producción nacional de camarón de cultivo de Ecuador podría incrementarse a cerca de un millón de toneladas anuales simplemente aumentando el rendimiento medio nacional de los estanques al promedio de las granjas incluidas en este estudio sin necesidad de construir nuevas granjas o ampliar las existentes.

Ecuador, India, Indonesia, Tailandia y Vietnam son las principales fuentes de camarones cultivados en el realizó para obtener datos de una muestra de granjas y utilizar esta información para estimar las cantidades de tierra, agua, energía, peces del mercado internacional.

La preocupación de que el uso excesivo de los recursos y la degradación del medio ambiente causada por la producción de alimentos esté poniendo en peligro la sostenibilidad del sistema alimentario mundial, se extiende a la producción acuícola y a la cría de camarones. El presente estudio se vestres y otros recursos utilizados en las granjas camaroneras ecuatorianas.

Materiales y métodos

De la lista de granjas camaroneras ecuatorianas obtenida de la Subsecretaría de Acuacultura del Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca de Ecuador, se intentó seleccionar aleatoriamente varias granjas en cada provincia de forma representativa. Al final se llegó a un acuerdo para 104 fincas, pero solo 101 de ellas participaron realmente.

El instrumento de encuesta utilizado provino de una ligera modificación del utilizado en Asia. Los cambios se hicieron principalmente para recoger información sobre las grandes bombas utilizadas en las granjas camaroneras ecuatorianas.

Las variables de producción y uso de recursos se calcularon de forma individual para cada granja, con el fin de revelar las variaciones en la gestión y el uso de recursos dentro de las provincias y entre ellas. Estas variables también se calcularon por separado como promedios ponderados para todas las granjas de una provincia y para todas las granjas. Las estadísticas de uso de recursos (tierra, agua y energía) se compararon usando ANOVA y se analizaron las diferencias entre pares cuando los resultados lo justificaban.

Resultados Características físicas

Las granjas contaron con 19.241 ha, de las cuales 17.731 ha estaban dedicadas al cultivo, con un total de 14.249 ha de estanques de producción. La superficie dedicada a las explotaciones camaroneras estuvo formada por la superficie de los estanques de producción más los terraplenes, embalses, canales, cuencas de decantación, zonas de estacionamiento y de parada.

La relación entre la superficie dedicada a la cría y la superficie de los estanques de producción (LWR)m tenía una media de 1,24 para todas las explotaciones y un rango de 1,18-1,53 por provincia. La relación entre la propiedad y el estanque de producción fue mayor (1,35 con un rango de 1,26-1,87).

Las explotaciones se construyeron en suelos predominantemente arcillosos, limosos y arenosos. En general, los suelos tenían una mezcla de tamaños de partícula para permitir una buena compactación de los terraplenes y minimizar las filtraciones.

Los estanques suelen tener una compuerta de entrada de agua en un extremo y una compuerta de salida en el otro. El flujo se controla mediante tableros de presa con ranuras en las paredes laterales. En las explotaciones sin canales, el canal principal de entrada servía tanto de embalse alargado como de canal desde el que se abastecían los estanques.

Los suministros de agua para el llenado y el intercambio de agua en los estanques eran estuarios o tramos estuariales de arroyos, y algunas explotaciones se encontraban varios kilómetros tierra adentro. El 98% de las bombas funcionaban con motores diesel y el resto con motores eléctricos.

Gestión de los estanques

La producción se basó en un régimen de alimentación, y un número indeterminado de granjas acuícolas sembraron post-larvas (pls) a alta densidad en los estanques, que servían de criaderos antes de transferir los camarones juveniles más grandes a otros estanques de engorda con menor densidad para que crecieran hasta alcanzar el tamaño de cosecha objetivo.

En todas las explotaciones se utilizó alimento para camarones extruido o peletizado. El alimento se aplicó diariamente en cantidades ajustadas al tamaño de los camarones y a la biomasa en pie en los estanques. El alimento se distribuyó sobre la superficie de los estanques desde una pequeña embarcación o mediante alimentadores automáticos.

Las granjas acuícolas utilizaron una amplia gama de adecuaciones en los estanques para mejorar la calidad del agua, la detección de organismos externos y la salud de los camarones. Las acciones más importantes fueron materiales para el encalado, fertilizantes y melaza.

Los estanques de camarones se vaciaron por completo en el momento de la cosecha para que los fondos de los estanques pudieran secarse con fines sanitarios. En 87 explotaciones, no se retiraron los sedimentos del fondo de los estanques tras el drenaje para la cosecha. Los materiales de encalado suelen aplicarse a los fondos húmedos de los estanques poco después del drenaje.

Producción

A los acuicultores no se les preguntó sobre la tasa de supervivencia de las post-larvas, porque los recuentos altamente precisos de las pequeñas post-larvas son difíciles de lograr y los acuicultores no cuentan el número de camarones cosechados.

Basado en la tasa de carga promedio de 22,5 post-larvas / m2 y 3,6 cosechas / año (Cuadro 5), el número total de post-larvas sembradas habría sido de aproximadamente 1,15 mil millones para todas las granjas en el estudio. Suponiendo un peso de cosecha promedio de 15 g de camarón, la producción total de estas granjas fue de 98.833 t, que representan aproximadamente 66 mil millones de camarones, con una tasa de supervivencia del 57,3%.

El promedio ponderado del rendimiento anual de los estanques, basado en la producción anual total y en la superficie total de los estanques de producción de las explotaciones encuestadas por provincia, fue ligeramente diferente de los promedios basados en el rendimiento individual de las explotaciones.

El FCR a nivel de granja tuvo un promedio de 1,32 para todas las provincias con un rango de 1,19 (Manabí) a 1,44 (Guayas). Sin embargo, el FCR calculado sobre la producción total y el uso de alimentos por provincia tuvo un promedio de 1,48 y un rango de 1,20 a 1,54. Ajustando este FCR promedio para 0,5 t/ha/año de biomasa de camarón de la productividad natural, se obtiene un FCR de 1,60.

Uso de los recursos

La energía necesaria para la construcción y el mantenimiento de la infraestructura se basó en una unidad cuya superficie era la del estanque de producción medio, más la relación media entre la superficie de los canales y embalses y la de los estanques de producción.

Las explotaciones de la encuesta se repararon a intervalos de 1 a 10 años; el intervalo medio fue de unos 3 años. Según las conversaciones mantenidas con un consultor de diseño de granjas camaroneras, el trabajo de mantenimiento y reparación durante un período de 30 años consumiría una cantidad de combustible al menos igual a la utilizada para la construcción inicial de la granja.

Con un FCR de 1,48 y una producción nacional de 510.000 toneladas de camarones, se estima que se produjeron 754.800 toneladas de alimentos para camarones. Esto sugiere una tasa de inclusión de harina de pescado en los alimentos para camarones de Ecuador de alrededor del 6,62%. En general, los alimentos para camarones contienen una media del 5% de harina de pescado procedente de la pesca de reducción.

Cuando la tasa de inclusión de harina de pescado es 4,44 veces o más que la tasa de inclusión de aceite de pescado en un grano de alimento, todo el aceite de pescado puede contabilizarse como subproducto de la elaboración de la harina.

Suponiendo que los alimentos para camarones ecuatorianos tengan una media del 5,6% de harina de pescado y del 2,5% de aceite de pescado procedente de la pesquería de reducción, se acumularía más uso de pescado salvaje (para producir el aceite) que de la harina de pescado por sí sola. La media de uso de pescado salvaje en el alimento se calculó en 0,498 t / t de alimento.

Los programas de certificación de la acuicultura suelen exigir que el pescado salvaje incorporado en el camarón cosechado sea de 1,0 t/t de camarón o menos. Basándose en las tasas estimadas de inclusión de harina y aceite de pescado en los alimentos para camarones de Ecuador, las granjas deben tener un FCR de 1,54 o menos para cumplir con la norma de 1,0 t de pescado salvaje o menos por tonelada de camarón.

Veintidós (21,8%) de las granjas del estudio tuvieron valores de FCR superiores a 1,54. El consumo de energía y de pescado salvaje no difiere entre las provincias. Sin embargo, el uso de estos recursos varía mucho de una explotación a otra.

“La superficie de alimentación en las explotaciones constituía aproximadamente una cuarta parte del uso directo de la tierra. El agua salada se utilizó para llenar los estanques y el intercambio de agua supuso el 88,5% del uso total de agua. El agua dulce incorporada se utilizó principalmente en los alimentos y los combustibles.”

La energía incorporada en las adecuaciones de los estanques, cuando se reparte entre la producción de la muestra de la granja, fue sólo de 3,04 GJ/t de camarón. Más de la mitad del uso de energía se produjo como energía incorporada, y el 49,4% de la energía incorporada provino de los piensos.

Discusión

Según la superficie de los estanques de producción calculada a partir de los datos proporcionados y los datos nacionales de producción de 2020, el rendimiento medio de los estanques en Ecuador ha aumentado de forma exponencial. Las explotaciones del presente estudio superaron la media nacional de 2018, y hay mucho potencial para una mayor intensificación en el país.

Además, una mayor intensificación no aumentará el uso de la tierra, el agua y la energía por tonelada de camarón y tenderá a disminuir el uso de recursos por tonelada de camarón. La producción nacional de camarón de cultivo de Ecuador podría incrementarse a cerca de 1.000.000 de toneladas anuales simplemente aumentando el rendimiento medio nacional de los estanques al de las granjas del estudio sin necesidad de construir nuevas granjas o ampliar las existentes.

A pesar de que las explotaciones encuestadas tenían una producción superior a la media, algunas producían más camarones y utilizaban los recursos de forma más eficiente que otras.

La variación en la eficiencia y los recursos se introduce en las explotaciones a través de prácticas de cultivo específicas, como el uso de fertilizantes o materiales de encalado, la tasa de cambio de agua y la gestión de la alimentación. Hay muchas posibilidades de mejorar el rendimiento y la eficiencia en el uso de los recursos incluso entre las explotaciones encuestadas.

La principal técnica para aumentar la producción sería, obviamente, un mayor uso de la aireación mecánica. El aumento del rendimiento posible con la aireación mecánica depende de la cantidad de aireación aplicada, ya que los aireadores tienen capacidad para permitir 300-500 camarones más por caballo de potencia. La aireación también disminuye la necesidad de intercambio de agua y podría reducir el uso de energía para el bombeo.

Esta es una versión resumida desarrollada por el equipo editorial de Panorama Acuícola Magazine del artículo “Resource use in whiteleg shrimp Litopenaeus vannamei farming in Ecuador” escrito por Claude E. Boyd, Robert P. Davis, Arturo González Wilson, Fabrizio Marcillo, Susanna Brian y Aaron A. McNevin. La versión original fue publicada en mayo de 2021 a través de Journal of the World Aquaculture Society, por Wiley Periodicals LLC.

Impactos: 57

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *