Respuesta de los alevines de sabaleta (Brycon henni) al cautiverio

Impactos: 17

Una experiencia para el desarrollo del paquete tecnológico 

Investigación + Desarrollo

Por: Julián Ricardo Henao-Isaza, Oscar Eduardo Molano Betancourt, Vanessa Ruiz Marín,  Alba Nydia Restrepo J, Diego Ardila J, María Rosa Angarita, Luz Elena Muñoz-A *

La sabaleta tiene potencial para la cría en cautiverio, pues debido a su importancia cultural existe amplio conocimiento sobre sobre su biología y ecología producto de investigaciones en las últimas cuatro décadas. Sin embargo, poco se conoce respecto al desarrollo de los alevines en sus etapas primarias y sobre el manejo de alevines y adultos en condiciones de cautiverio. El objetivo del presente estudio desarrollado por investigadores colombianos fue documentar el efecto de diferentes densidades de siembra en alevines de sabaleta en la búsqueda de aportar a los conocimientos necesarios para desarrollar un paquete tecnológico de levante y manejo de la especie Brycon henni.

La especie Brycon henni es un pez conocido comúnmente como sabaleta o sardina, endémico de cuenca del río Cauca, cuenca media del magdalena y algunas cuencas del Chocó biogeográfico en Colombia (Villa-Navarro, Usma, Sanchez-Duarte, & Mesa-Salazar, 2016). Es reconocida como recurso pesquero continental, aprovechado para la pesca deportiva y la seguridad alimentaria de las comunidades ribereñas (Lasso and Morales-Betancourt 2011). La especie no se encuentra en categoría de amenaza (Villa-Navarro et al. 2016); sin embargo, algunos autores sugieren que las poblaciones se encuentran bajo presión debido a la sobreexplotación, deterioro del hábitat y la fragmentación de corrientes que interrumpe la conectividad de poblaciones (Villa-Navarro et al. 2016; Muñoz-A. et al. 2019; Landínez-García, R ; Márquez 2020).

Figura 1. Individuo juvenil de sabaleta (Brycon henni) Fuente: John H. Castaño

La sabaleta tiene potencial para la cría en cautiverio, pues debido a su importancia cultural existe amplio conocimiento sobre sobre su biología y ecología producto de investigaciones en las últimas cuatro décadas.

Además, en la última década se han documentado aspectos más profundos, como la reproducción en cautiverio, diversidad genética y parámetros productivos. Respecto al mantenimiento en cautiverio, la mayoría de estudios se enfocan en su ciclo reproductivo y reproducción inducida (Lenis-Sucerquia, G ., Casallas-Cruz and David-Ruales 2015).

Sin embargo, poco se conoce respecto al desarrollo de los alevines en sus etapas primarias y sobre el manejo de alevines y adultos en condiciones de cautiverio (Montoya-López et al. 2006; Sanguino et al. 2012; Aguirre and Arroyave 2015).

Determinar la tabla nutricional y los tiempos de levante de la sabaleta en todas sus etapas desde alevines hasta su etapa adulta es útil para conocer el costo y las necesidades de la especie en condiciones artificiales.

De acuerdo con lo anterior, se justifica la importancia de generar los conocimientos necesarios para desarrollar un paquete tecnológico de levante y manejo de la especie Brycon henni. Con este paquete se espera, entre otras cosas, mantener individuos cautivos con altas tasas de supervivencia y mejorar la supervivencia en procesos de traslado y manipulación desde el medio natural al artificial. 

El objetivo del presente estudio fue documentar el efecto de diferentes densidades de siembra en alevines de sabaleta. Se estableció un experimento que consistió en la siembra de 162 alevines de sabaleta (Brycon henni) procedentes del medio natural en jaulas flotantes. Los animales fueron capturados con chinchorro en afluentes de los ríos Campoalegre y San Eugenio, en Santa Rosa de Cabal (Risaralda). Después de la captura y traslado, los individuos fueron dejados por 30 días en un estanque y alimentados con una mezcla (1:1) de concentrado comercial triturado (MOJARRA 24% de Italcol) y alimento fresco (frutas y lombriz roja).

Figura 2. Jaulas flotantes utilizadas para la siembra de alevines en el experimento de evaluación de densidades de siembra y alimentación en alevines de sabaleta Brycon henni.

Metodología del estudio

Los alevines fueron sembrados en jaulas flotantes dentro de un estanque de cemento de 14.85 x 7.04 m (ver Figura 2). Cada jaula representó una unidad experimental, estas fueron distribuidas utilizando un diseño factorial completamente al azar. El experimento evaluó dos factores. El primero fue la densidad de siembra, con tres niveles: 3, 6 y 9 individuos/m2. El segundo fue el porcentaje de proteína, también con tres niveles: 24%, 30% y 34%.

Los animales fueron mantenidos y alimentados diariamente durante 97 días. El concentrado se ofreció triturado debido al pequeño tamaño de la boca en los alevines (ver Figura 3), se suministró a libre demanda hasta aparente saciedad de los individuos y se registró la aceptación por cada unidad experimental. Así mismo, se registró la cantidad de alimento suministrada diariamente a cada unidad y parámetros ambientales (temperatura, pH y oxígeno disuelto).

Figura 3 Tamaños de grado entero y molido. (A-B) Concentrado 24%, (C-D) Concentrado 30%, (E-F) Concentrado 34%.  Fuente: Elaboración propia, fotografías de Andrés Prieto-Muriel.

Resultados del estudio

Durante el experimento los alevines aceptaron en promedio 0.12 g de alimento por individuo diariamente. Cuando los alevines fueron sembrados a una densidad de 9 individuos/m2 y alimentados con 34% de proteína, se observó un porcentaje de aceptación y consumo más alto.

Se observó que las partículas de mayor tamaño fueron rechazadas por los alevines de menor talla. Estos sucesos ocurrían con mayor frecuencia en los concentrados de 24% y 30% que tenían tamaños de partícula heterogéneos, en comparación con el de 34% de mayor uniformidad (Figura 3). Es posible que las variaciones en la aceptación y consumo del concentrado comercial tengan relación con el tamaño de la partícula triturada. Si dicha relación existe, entonces se esperaría que en el futuro sea posible determinar rangos de tamaño óptimo para maximizar la aceptación 

Se evidenció que el uso de concentrado comercial, bajo las condiciones del experimento, genera un detrimento de hasta el 60% sobre el costo del alimento suministrado en el trimestre. Solamente cuando se utilizó concentrado del 34% el costo del alimento consumido fue mayor al perdido. Los resultados indican que los concentrados de 24% y 30% no son factibles para la cría de alevines en cuanto a su relación costo/beneficio a lo largo del tiempo, lo cual es relevante a nivel de sistema productivo. 

Discusión y análisis 

Determinar la tabla nutricional y los tiempos de levante de la sabaleta en todas sus etapas desde alevines hasta su etapa adulta es útil para conocer el costo y las necesidades de la especie en condiciones artificiales. Este es un paso necesario para convertirla en una especie promisoria en la piscicultura de la zona cafetera. Se espera que las próximas investigaciones consideren estos temas y relacionen los costos de alimentación con variables relevantes para otros sistemas productivos, tal como la biomasa en peso de la población, el incremento en biomasa y la ganancia de peso diario.

Figura 4. Toma de datos de aceptación de concentrado comercial por alevines de sabaleta. 

Al finalizar el experimento sobrevivieron 92 individuos, que representan 57,9% de la población sembrada inicialmente. De estos supervivientes se sacrificó un tercio, un total de 27, pertenecientes a los grupos experimentales alimentados con proteínas de 30% y 34%. No fue posible analizar los tratamientos con proteína de 24% debido a la baja supervivencia, que no ofrecía un número representativo de individuos. 

El comportamiento general de los alevines fue una alta tasa de mortalidad durante el primer mes después de la siembra en jaulas. Después de este periodo, aquellas jaulas sembradas con 6 y 9 individuos se estabilizaron en una densidad promedio de 4 individuos/m2 y las jaulas sembradas inicialmente con 3 individuos se estabilizaron en promedio en 2 individuos/m2. Este patrón sugiere que los alevines toleran bajas densidades de siembra en confinamiento. Sin embargo, se observaron dos casos de supervivencia de ocho individuos en jaulas sembradas inicialmente con nueve alevines y alimentadas con proteína del 34%. Estas evidencias indican que, al menos en algunos casos, hay tolerancia en densidades de 8 individuos/m2

Es probable que estos dos casos de elevada supervivencia sean explicados por una mejor condición corporal de los alevines, debido a una mejor nutrición en comparación con los otros tratamientos evaluados. Se especula que estos alevines tenían una mejor nutrición porque consumían el alimento con mayor nivel de proteína del experimento (34%) y además fueron el grupo con mayor porcentaje de consumo y aceptación de concentrado (Figura 4). Una nutrición adecuada se traduce en un sistema inmune más resistente frente a patógenos, lo que otorga mayor supervivencia. Esto sucede porque la variación en la composición de la dieta de los peces tiene efectos sobre la expresión de genes específicos, la actividad de enzimas antibacterianas y células involucradas en la respuesta inmune (Ruiz et al. 2003; Barandica 2010).

Si estos postulados son correctos, entonces se esperaría que próximas investigaciones documenten una tolerancia de los alevines en densidades de siembra mayores, utilizando alimentación formulada para mantener una óptima nutrición de la especie Brycon henni en confinamiento. Esta posibilidad hace necesario que las futuras investigaciones consideren entre sus alcances el mejoramiento nutricional en cautiverio, dando lugar a individuos con una condición corporal óptima.

El peso promedio de los alevines de B. henni fue de 4.93 ±1.25 g y la longitud estándar de 6.56 ±0.55 cm. A nivel general, las vísceras de los alevines corresponden al 9.3% del peso total, siendo el intestino el órgano de mayor peso (más de un tercio de las vísceras). La grasa representa 16.2% del peso total del animal.

Figura 5. Proporción de las vísceras respecto al peso total de los alevines de Brycon henni levantados en jaulas

Entre los alevines alimentados con 30% y 34% de proteína se observaron valores similares de índice hepatosomático y el factor de condición K, además ambos grupos fueron similares a los reportados por otros autores (Aguirre and Arroyave 2015; Londoño-Franco and Laverde-Trujillo, Laura M, Muñoz-García 2017). Se observaron algunas variaciones en cuanto al índice viscerosomático, que fue ligeramente superior en el grupo de 30%. Así mismo, se observaron variaciones en la grasa mesentérica, siendo mayor en el grupo de 34%. No obstante, ninguna de las diferencias observadas fue significativa. Es importante que futuras investigaciones documenten estas variables en individuos alimentados durante un mayor tiempo y preferiblemente de mayor talla, con el fin de precisar la proporción de carne y el valor nutricional del pez y, por otro lado, la cantidad de concentrado convertido en carne.

*Por: Julián Ricardo Henao-Isaza1 Oscar Eduardo Molano Betancourt1 Vanessa Ruiz Marín1   Alba Nydia Restrepo J2 Diego Ardila J 3 María Rosa Angarita3  Luz Elena Muñoz-A1,4

  1. Grupo de investigación Biología de la conservación y biotecnología. Facultad de Ciencias Básicas. Corporación Universitaria de Santa Rosa de Cabal. Vereda El Jazmín, km 4 vía Santa Rosa de Cabal – Chinchiná, Colombia; 
  2. Directora de Investigaciones Unisarc
  3. Investigadores Autoridad Nacional de acuicultura y pesca AUNAP
  4. Autor para correspondencia <biologia@unisarc.edu.co>

Referencias citas por los autores en el artículo disponibles bajo previa solicitud a nuestro equipo editorial. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat